El chalet de Pablo Iglesias

La casa de invitados del chaletazo de Iglesias es ilegal y el Ayuntamiento puede ordenar derribarla

chalet pablo iglesias
Diferentes perspectivas de la casa de invitados de Iglesias. (Fotos. Look)

La casita de invitados de la mansión de los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, se levantó sin licencia. Así se desprende del expediente urbanístico al que ha podido acceder OKDIARIO.

Según los datos de la Dirección General del Catastro, se trata de una pequeña edificación de 24 metros cuadrados. Está situada junto al acceso principal de la finca y su uso urbanístico es de "almacén". Esto significa que la edificación no es habitable,  a pesar de que se identificaba como una "casa de invitados" en la publicidad de venta del chalé.

OKDIARIO ha consultado todo el expediente urbanístico que obra en los archivos del Ayuntamiento de Galapagar, correspondiente a la polémica mansión que Pablo Iglesias e Irene Montero compraron por un precio declarado de 660.000 euros. En la ingente cantidad de documentación del expediente no hay ni rastro de la existencia de la casita de invitados.

Ni en la licencia de obra mayor concedida para la construcción del chalé, ni en la licencia de primera ocupación ni en el libro del edificio consta ese edificio. Las obras construcción del chalé se iniciaron en 2002 y se prolongaron durante 13 meses, según la documentación consultada. La casita de invitados se instaló al menos siete años después, pero en el Ayuntamiento de Galapagar no consta que se solicitara ninguna licencia para ello, por lo que su situación sería irregular.

Villatinaja
Imagen de la casita de invitados de la mansión de Pablo Iglesias, publicada por el blog Villatinaja.blogspot.com.

De acuerdo con las fotos que acompañan a esta noticia, todo indica que se trata de una casa prefabricada. Si ha sido instalada con anclajes en el suelo y está conectada a los suministros (como el agua y la luz), para colocarla era preciso tramitar ante el Ayuntamiento una licencia urbanística y una licencia de obras, con el correspondiente pago del Impuesto de Construcciones.

En este caso, sí se han instalado los suministros, al menos, de luz. Tal como muestran las fotos desveladas por Look, la casita de invitados tiene varios enchufes en su interior, un aparato para detectar presencia y encender una luz interior, un farolillo encima de la puerta de entrada y, por último, un gran dispositivo de aire acondicionado instalado en la parte posterior. Todo ello, para que la estancia en la casita de invitados (que legalmente no es habitable) resulte más confortable.

Si la casa prefabricada simplemente está colocada sobre una plataforma y no está conectada a los suministros, igualmente precisaba tramitar una licencia urbanística para comunicar al Ayuntamiento su instalación. Las fotos indican que la casa prefabricada se ha instalado sobre una plataforma con cimentación, lo que implica que se han tenido que realizar labores previas de movimiento de tierras, que también precisan una licencia de obras.

Pablo Iglesias
Ficha del catastro de la mansión de Pablo Iglesias, en la que aparece la casa de invitados.

Pero ninguna de estas licencias consta en el expediente de la finca –en papel y formato digital– archivado en el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Galapagar. La construcción tampoco aparece en los numerosos planos de la propiedad incluidos en el expediente. Y el listado de edificaciones especifica que hay una única construcción aislada en la parcela, el chalé, sin ningún tipo de almacén o anexo.

Tampoco aparece esta segunda construcción en el Registro de la Propiedad de Galapagar. En la nota simple que ha obtenido OKDIARIO, ya constan Pablo Iglesias e Irene Montero como nuevos propietarios al 50%, tras escriturar la compra en Torrelodones y suscribir una hipoteca con la Caja de Crédito de los Ingenieros.

Es decir, la casita de invitados ha sido detectada por la oficina del Catastro a través de las fotos aéreas, pero ha sido levantada sin pedir ningún tipo de licencia al Ayuntamiento, por lo que su situación es irregular. Falta determinar ahora cuándo se construyó: si fue hace más de cuatro años esta irregularidad habría prescrito, pero si es más reciente el Consistorio puede ordenar su demolición para restablecer la legalidad.

Todo indica que la casita de invitados fue instalada por los anteriores propietarios: no aparece en la fotografías tomadas en 2008, a las que ha podido acceder OKDIARIO, pero ya existía cuando Iglesias y Montero compraron la mansión, como muestra la publicidad de la inmobiliaria.

La casa de invitados del chaletazo de Iglesias es ilegal y el Ayuntamiento puede ordenar derribarla
Imagen del antes (2008) y del después (2018) de la construcción. (Clic para ampliar)

Al margen de este dato, hay otros dos motivos por los que la casita de invitados es irregular. La normativa urbanística de Galapagar establece que en la zona de La Navata, donde se encuentra el chalé, sólo puede haber una única edificación en cada parcela, y no varias construcciones diseminadas. Una condición que no cumple la casa de invitados de Pablo Iglesais.

La misma normativa señala que todas las edificaciones deben cumplir un retranqueo de al menos tres metros respecto a los límites de la parcela. La casita de invitados también incumple este precepto, pues está situada junto al acceso principal de la finca, a apenas un metro de distancia del muro exterior.

La casa de invitados del chaletazo de Iglesias es ilegal y el Ayuntamiento puede ordenar derribarla
Antes y después de la instalación de la casa de invitados.

No sería la primera vez que Pablo Iglesias se ve obligado a demoler una construcción ilegal de su nuevo chalé de Galapagar. Como informó OKDIARIO, el líder de Podemos aprovechó la licencia de obra menor que solicitó el pasado 16 de mayo al Ayuntamiento para derribar un antiguo gallinero y una perrera, que estaban adosados al muro exterior, en uno de los laterales de la finca.

El gallinero y la perrera eran ilegales por los tres mismos motivos que la casa de invitados: habían sido construidos sin licencia, constituían una edificación diseminada no permitida por la normativa urbanística de La Navata y estaban pegados al muro exterior, por lo que también incumplían la norma sobre el retranqueo.

Pablo Iglesias optó por derribar esta construcción ilegal (aprovechando la misma licencia de obras con la que ha ampliado la cocina, ha tirado el tabique de un antiguo lavadero y ha renovado la instalación eléctrica y de fontanería), pero en cambio ha decidido mantener la casita de invitados irregular.

OKDIARIO ha preguntado al área de Urbanismo del Ayuntamiento de Galapagar si va a abrir un expediente de disciplina urbanística para restablecer la legalidad en la mansión de Pablo Iglesias, pero todavía no ha obtenido respuesta.

Lo último en Investigación