Elecciones en Venezuela

Zapatero viaja a Venezuela a blanquear el pucherazo de Maduro que se niega a legitimar la UE

Zapatero Maduro
José Luis Rodríguez Zapatero con Nicolás Maduro en Venezuela.

El ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero viaja este viernes de Madrid a Caracas para actuar como ‘observador internacional’ ante las elecciones legislativas que se celebran este domingo en Venezuela. Unos comicios marcados de inicio por la ausencia de las principales formaciones opositoras al no haber sido avalados por la comunidad internacional. De hecho, la Unión Europea anunció esta semana que no enviaría a ningún observador para no legitimar unas elecciones «ni libres ni creíbles» plagadas de irregularidades. En cambio, el líder socialista vuelve a acudir solícito a Caracas por invitación directa del dirigente chavista, Nicolás Maduro.

Según ha podido saber OKDIARIO, el ex presidente ha comunicado al Gobierno de Pedro Sánchez que viajará este viernes a Caracas. No necesita permiso alguno del Ejecutivo, sino que se trata de un mero trámite  para que el Ministerio de Exteriores esté informado de su desplazamiento y la embajada española en Venezuela también lo sepa.

El socialista ya había admitido recientemente su interés en participar en la cita electoral venezolana como observador, como ha venido haciendo en otras citas pasadas con las urnas en las que el chavismo siempre ha estado bajo sospecha de pucherazo. «Estas elecciones son de una gran importancia para mí. Estoy esperanzado con que Venezuela inicie una nueva etapa. Con una votación importante, que acudan los ciudadanos… Si se quiere paz y diálogo hay que ir a votarPor eso es muy importante que los ciudadanos de Venezuela tomen por sí mismos una vez más el destino de su futuro», aseguró el pasado 25 de noviembre Rodríguez Zapatero en una entrevista con Globovisión, canal hoy en manos de la propaganda chavista.

Las elecciones no tendrán ningún tipo de legitimidad internacional, ya que ningún gran organismo ha decidido enviar observadores ante las evidencias de que los comicios están amañados. La ONU ha rechazado participar como observador, como también ha hecho la Unión Europea.

El Parlamento Europeo publicó esta semana una declaración advirtiendo que no habría ninguna misión de observadores en las legislativas de Venezuela. Sin embargo, sí acudirán eurodiputados españoles como Manuel Pineda -Izquierda Unida-, aunque la Eurocámara ya ha explicado que en ningún caso lo hace como representante de la UE sino a título personal. Ninguna de sus declaraciones se puede atribuir a su condición de parlamentario europeo, tal y como le han advertido.

«Ni libres ni creíbles»

«Ningún miembro del Parlamento Europeo ha recibido mandato para ejercer de observador ni comentar sobre el proceso electoral en nombre de la Cámara», señala el comunicado firmado por el presidente de la comisión, David McAllister.

Ha sido un compañero de siglas de Rodríguez Zapatero quien ha tomado la decisión de no colaborar con el fraude electoral que proyecto el chavismo para este domingo. El jefe del Servicio Exterior de la UE, Josep Borrell, renunció a enviar una misión observadora tras fracasar los intentos por convencer a Nicolás Maduro de que posponga las elecciones hasta que se den las condiciones democráticas necesarias para que pueda participar toda la oposición venezolana. Las elecciones venezolanas, según la UE, no serán «libres, transparentes ni creíbles».

Zapatero, amigo de Maduro

No será ni la primera ni la última vez que Zapatero se pliega a los deseos de Maduro de legitimiar su régimen mediante ‘observadores independientes’. El pasado mes de febrero, Zapatero viajó a Caracas para reunirse con la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, y con el propio Maduro.

En ese encuentro, Zapatero fue recibido como un jefe de Estado y agasajado por el régimen chavista por su «firme disposición a abrir caminos para el diálogo y el entendimiento franco en los distintos sectores de nuestra Patria».

Sin embargo, esos «distintos sectores» de los que hablaba Maduro no se materializaron en ese viaje: Zapatero no se reunió con ni un sólo representante de la oposición.

Sólo unos meses más tarde, la oposición venezolana emitiría un comunicado recordando que Rodríguez Zapatero «no es un intermediarioni un mediadorni un hombre neutral». Así lo sostuvo el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en una carta firmada por toda la oposición.  Le calificaron de mero «aliado» de Nicolás Maduro y de legitimador de su régimen, que esta misma semana ha lanzado una advertencia a la población civil: «El que no vote, no come», ha dicho Diosdao Cabello, número 2 de la narcodictadura.

Lo último en Internacional

Últimas noticias