Saudi Aramco obtiene ya casi 19.500 millones de dólares para su salida a bolsa

Aramco
Saudí Aramco
  • Raúl Redondo | atalayar.com

La salida a bolsa de Saudi Aramco, la petrolera más grande del mundo, ha logrado recoger ya en torno a los 19.500 millones de dólares (73.000 millones de riales) gracias a la actividad de entidades oficiales de Arabia Saudí e inversores minoristas saudíes. La compañía estatal dejó de lado a los bancos extranjeros en esta fase bursátil.

Samba Financial Group calcula que unos 1,8 millones de suscriptores minoristas han aportado ya más de 14.000 millones de riales a la operación. El segundo banco saudí más grande por valor de mercado, es una de las corporaciones bancarias encargadas de la operativa e indicó también que las instituciones oficiales participantes han suscrito ya más de 58.000 millones de riales para suscribir acciones del gigante petrolero árabe.

Se espera que hasta un tercio de la venta sea cubierta por inversores minoristas, que tienen hasta el 28 de noviembre para tomar parte en la salida a bolsa. Mientras, por su parte, los inversores institucionales tienen hasta el 4 de diciembre para formalizar sus peticiones de suscripción de acciones. Precisamente, en esta última fecha se completará el proceso final de establecimiento de precio de la oferta pública de venta (OPV) y se espera respecto a esta que la demanda sobrepase tres o cuatro veces la oferta.

La mayor oferta pública de venta (OPV) de acciones de la historia estará abierta hasta el día 28 para los inversores privados -que serán únicamente saudíes, por decisión de la compañía- y hasta el 4 de diciembre para los inversores institucionales. Ese día, el 4 de diciembre, se anunciará cuál será el precio final de la OPV.

Y es que, ya el 20 de noviembre, solamente cuatro días después de haberse determinado el precio de oferta inicial, la porción institucional fue completamente cubierta, dando muestra del gran interés despertado sobre la operación de salida bursátil de Saudi Aramco.

Aramco plantea la venta de un 1,5% de la compañía (sobre las 3.000 acciones) a un precio estimado de entre 30 y 32 riales en el mercado bursátil saudí (Tadawul), lo que llegaría a valorar su salida a bolsa en torno a los 96.000 millones de riales y otorgaría a la empresa un valor de mercado total de unos 1,7 billones de dólares.

El 0,5% estaría destinado a inversores minoristas o privados nacionales y el resto de las acciones a organismos institucionales, tales como bancos o fondos soberanos de inversión. Precisamente, Tadawul, una joven plataforma con solamente 12 años de vida, será, de momento, el único punto en el mundo donde operar con las acciones de Aramco.

El valor de la empresa ha sido una de las preocupaciones de las autoridades saudíes; estos esperaban llegar a una valoración de 2 billones de dólares, aunque se tendrán que conformar en principio con los 1,7 billones referidos, o, quizás, algo menos, unos 1,6 billones.

Los responsables de la petrolera estatal saudí dirigen sus miradas ahora a Emiratos Árabes Unidos (EAU), tras haber explorado el panorama nacional inversor. En este sentido, habrá reuniones en Dubái en lo que puede terminar significando la mayor venta de acciones del mundo.

Mientras, los bancos extranjeros han sido dejados de lado en esta fase de salida a bolsa de la empresa con mayores beneficios del mundo. Las entidades bancarias mundiales han venido asesorando sobre la operación, pero el Reino ha recurrido a corredores locales para vender acciones de la compañía.

De esta forma, quedaron marginadas entidades como JP Morgan, Deutsche Bank o Morgan Stanley. Solamente HSBC, NCB Capital de Arabia Saudí y Samba Capital han podido supervisar a los inversores efectivos. El reino saudí ha querido centrar el acuerdo en inversores locales y del Golfo, después de que administradores de fondos extranjeros se opusieran a las expectativas saudíes respecto a la valoración de la empresa.

Aramco comenzó el proceso de venta el pasado 3 de noviembre después de algunas intentonas fallidas. La operación estuvo parada durante dos años debido a los preparativos y reformas mercantiles. En su lugar, Aramco adquirió una participación del 70% por valor de 69.000 millones de dólares en la empresa petroquímica de la compañía Saudi Basic Industries Corporation.

La operación de Aramco forma parte de la estrategia encabezada por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud, para recaudar una ingente cantidad de dinero destinada a desarrollar otros sectores económicos del Reino en el afán de diversificar la economía del país para no depender casi exclusivamente del petróleo, su gran fuente de ingresos.

Este plan es la base de la estrategia Vision 2030, que trata de reducir la dependencia de la nación saudí respecto a su crudo diversificando su economía a través del desarrollo de otros sectores tales como las infraestructuras, el turismo, la educación, la salud, el ocio y la recreación.

Lo último en Internacional

Últimas noticias