La UE activa de forma unánime y por primera vez la cláusula de defensa mutua

Durante este martes ha sucedido algo inédito en la historia europea: uno de los miembros pide la activación de la cláusula 42.7 de los Tratados. Esto supone la obligación del resto de Estados miembros a proveer de ayuda y asistencia a Francia tras los hechos del pasado viernes 13 de noviembre que se consideran una “agresión armada”.

Jean-Yves Le Drian, el ministro francés de Defensa, lo ha hecho público en la reunión que previamente estaba prevista de los 28 ministros encargados de Defensa. De todas formas, este hecho inédito puede quedarse en palabras. La mayor parte de los países, entre los que se encuentra España, no están dispuestos a involucrarse directamente en las operaciones militares en Siria y otros países de su entorno.

Algo que sí se plantea es que Francia reciba el apoyo de sus socios europeos en otras campañas militares que ahora tienen menos prioridad. Los Estados miembros suplirían el cambio de ubicación de las tropas galas.

El ministro francés ha declarado que lo que ha transmitido a sus colegas es que Francia “no puede estar en todas partes: el Sahel, la República Centroafricana, el Líbano, dar respuesta a los atentados y garantizar la seguridad nacional”.

A partir de hoy, el Gobierno de Hollande iniciará una serie de encuentros bilaterales con el resto de países para hacer una recopilación de las necesidades. “Estas reuniones técnicas en las que se determinará qué puede aportar cada uno se harán muy rápido” según el ministro galo Le Drian.

La Alta Representante de la UE de Política Exterior, Federica Mogherini, confirma lo que ayer por la tarde, tras la reunión con los ministros de exteriores, se planteaba. La petición francesa ha tenido en palabras de la italiana respuesta “unánime” del resto de ministros de Defensa.

Pero la responsable europea, desde el comienzo de los acontecimientos, ha dejado muy claro que Bruselas solo hará labores de coordinación y los apoyos se llevarán a cabo en el marco bilateral. “La cláusula 42.7 no implica una operación de la UE en lo relativo a defensa sino en prestar ayuda y asistencia” ha remarcado.

La mayor parte de países a la entrada de la reunión no consideran el despliegue de efectivos sobre el terreno en ningún caso. También se ha hecho mucho hincapié en la necesidad de seguir colaborando intercambiando inteligencia.

Otra posibilidad que apuntan los expertos es que se hubiera activado otra alternativa: el artículo 5 de defensa mutua del Tratado de la OTAN. En este caso, sí implicaría acciones militares. Fue el artículo que solicitó Estados Unidos tras los atentados del 11S en 2001.

Postura española

Por su parte, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha sido muy claro: “Francia ni de forma bilateral, ni de forma multilateral, nos ha pedido nada”.

Durante un receso de la reunión, ha insistido que, de momento, estamos frente a una “declaración política”. De la misma forma, espera que su homólogo galo le convoque a un encuentro bilateral. “Mi comunicación con Le Drian es permanente”, dijo el responsable de la cartera de Defensa.

Además ha señalado que “no descarta nada por el momento”. Las líneas rojas de España las marca el presidente del Gobierno, comenta Morenés. Apunta que “España está ya comprometida en la lucha antiterrorista con 300 personas en Irak”.

Lo último en Internacional