Un estudiante danés en huelga de hambre para exigir «acciones reales» contra el cambio climático

Un estudiante danés de 19 años ha comenzado una huelga de hambre para exigir al gobierno de su país un mayor esfuerzo en la lucha por el medio ambiente antes de las elecciones generales programadas para junio.

osos polares
En los últimos años, los osos polares se han convertido en los principales representantes del cambio climático en la Tierra.
  • Europa Press

"Quiero que los políticos en Dinamarca despierten de una vez y se decidan a hacer algo por el clima", ha declarado el joven Mikkel Brix desde su ciudad natal de Frederikshavn, en el norte de Jutlandia.

Brix comió por última vez el lunes por la noche, un día antes de que el primer ministro del país, Lars Lokke Rasmussen anunciara la fecha de los comicios y permanecerá en huelga de hambre hasta las elecciones del 5 de junio para exigir "acciones reales" contra el cambio climático.

Las encuestas sugieren que el clima y el medio ambiente son los principales temas electorales entre los votantes daneses, tanto en las elecciones generales como en las elecciones al Parlamento Europeo el 26 de mayo.

Brix ha señalado que la nueva ola de protestas a favor de la protección del planeta, lideradas por los estudiantes e inspiradas por la joven activista sueca Greta Thunberg, han conseguido que los políticos daneses tomen conciencia de que la generación más joven considera esta cuestión como prioritaria.

Desde agosto de 2018, Thunberg, de 16 años, ha organizado una protesta semanal fuera del parlamento en Estocolmo con un cartel pintado a mano que dice "huelga escolar por el clima". Desde entonces, más de 1.600 ciudades y pueblos de todo el mundo en más de 100 países se han sumado a esta iniciativa.

El movimiento juvenil exige que los políticos limiten el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, el objetivo más ambicioso del acuerdo climático de París. "Estamos hablando de nuestro futuro", ha declarado el joven, que planea realizar protestas en ciudades danesas durante las próximas semanas.

Brix es consciente de los riesgos y tiene claro que si cae enfermo y termina en el hospital terminará su huelga de hambre. "Necesito tener cuidado. Un activista muerto no es un buen activista", bromea, antes de aconsejar a otros que no siguieran el ejemplo: "No recomiendo a nadie que haga una huelga de hambre. Es peligroso".

Lo último en Internacional

Últimas noticias