La Corona de Espinas de Jesús y la Túnica de San Luis se salvaron de las llamas en Notre Dame

Los destrozos causados por el incendio que este lunes se declaró en lo alto de la catedral de Notre Dame, aunque cuantiosos, finalmente no fueron tan desmesurados como se llegó a temer. Entre los más preciados tesoros que allí se conservan, se encuentran la Corona de Espinas de Jesucristo y la Túnica de San Luis. Ambos se salvaron.

La Santa Corona, que según la tradición es la corona de espinas que le pusieron a Jesucristo durante La Pasión, que se guarda en la catedral de Notre Dame. Foto: AFP
La Santa Corona, que según la tradición es la corona de espinas que le pusieron a Jesucristo durante La Pasión, que se guarda en la catedral de Notre Dame. Foto: AFP

Lo confirmó el rector-arcipreste de Notre Dame, Patrick Chauvet: estos dos objetos religiosos sobrevivieron al incendio. El primero de ellos, la reliquia de la Corona de Espinas, corresponde a la corona que los soldados romanos colocaron a Jesús de Nazaret en la cabeza durante su crucifixión para burlarse de que se hubiera proclamado rey de los judíos.

El otro objeto que se consiguió rescatar es la Túnica de San Luis, un jubón que supuestamente perteneció al rey Luix IX (1214-1270), último monarca europeo que se embarcó en una cruzada para recuperar Jerusalén.

Horas después de que se declarase el incendio en Notre Dame, los bomberos llegaron a temer que el balance de daños fuera de mayores proporciones. No fue hasta ya entrada la noche cuando se pudo determinar que la estructura de la Catedral sería capaz de sobrevivir a este episodio.

El secretario de Estado de Interior francés, Laurent Nuñez, fue quien confirmó este hecho, agradeciendo el trabajo de los bomberos que consiguieron limitar los daños. "La estructura ha sido salvada y preservada en su totalidad", aseveró Nuñez, responsable de los bomberos que trabajan en la extinción. En cambio, ha confirmado que dos tercios de la cubierta han quedado totalmente destruidos, incluida la emblemática aguja de la catedral.

Sin embargo, la mala noticia fue que uno de los bomberos que trabajaban en la extinción del fuego ha resultado herido de gravedad.

Macron: "Lo reconstruiremos todos juntos"

El presidente francés, Emmanuel Macron, desplazado a la Catedral, aseguró que "es nuestra historia y está ardiendo. Pero quiero tener unas palabras de esperanza con ustedes: la reconstruiremos todos juntos".

"Hemos evitado lo peor aunque la lucha contra el fuego aún no ha terminado", afirmó Macron.

En relación a las causas del incendio, en principio se ha abierto una investigación en base a la hipótesis de la "destrucción involuntaria". Eso sí, esta posibilidad de que el incendio se produjera de forma accidental "llama la atención de los investigadores", que intentarán discernir las causas de la tragedia, han señalado fuentes cercanas.

Lo último en Internacional

Últimas noticias