Plantas

Cómo secar el orégano en casa

secar orégano
Aprende cómo secar el orégano en casa paso a paso

El orégano es una de las hierbas aromáticas más utilizadas en nuestra cocina.

El orégano es una de las hierbas aromáticas más utilizadas en nuestra cocina. Un condimento que podemos aprovechar para infinidad de recetas de modo que si deseas que no te falte nunca, nada como seguir la guía de pasos a continuación en la que te explicamos, cómo secar el orégano en casa.

Cultivar orégano en casa es algo sencillo, pero para poder usarlo en la cocina, es mejor que esté seco y así echarlo sobre cualquier receta como las de pasta. De este modo que puedes tomar un poco del orégano fresco que tengas plantado en tu jardín o en la terraza o balcón y secarlo para después aprovecharte de todo su aroma y sabor cuando lo necesites.

Pasos para secar el orégano en casa

  1. Para poder secar bien el orégano, es mejor que tengas unas ramitas de orégano fresco cuando este acaba de florecer.
  2. Corta las ramas a ras de tierra o por la mitad del tallo y las atas con un poco de hilo.
  3. Cuelga las ramas boca abajo, en un lugar fresco y oscuro. Si no tienes un lugar oscuro, puedes envolver las ramitas de orégano con hojas de periódico.
  4. Dependiendo de la zona en la que vivas, puede que el orégano se seque en días o que tarde incluso semanas. Para acortar el tiempo, será bueno que elijas un área que tenga poca humedad y con buena ventilación.
  5. Cuando veas que las hojas de orégano se han secado, las cortas y las colocas en un frasco de vidrio hermético. El orégano seco, así preparado, puede conservarse durante aproximadamente un año.
  6. Si en cambio deseas secar el orégano al sol, no necesitarás entonces colgar las ramas boca abajo. Lo único que vas a necesitar será una malla apretada (o una mosquitera) que debes estirar orientada al sol.
  7. Extiende las ramitas en la red, separándolas bien entre sí. Debes eso sí, tener cuidado de darle la vuelta al orégano cuando se ponga el sol. Este método de secado sin embaro, no se recomienda si vive en un área muy húmeda. También en este caso, después del secado, las hojas de orégano deben cortarse y almacenarse en frascos con un sello hermético.

Con estos dos métodos podrás tener orégano seco de manera fácil aunque será bueno que sepas que para aprovechar al máximo las propiedades y el aroma del orégano, es aconsejable recoger las ramas en flor. Lo que tienes que hacer es recolectar las ramas para secarlas justo después de la floración, pero antes de que las semillas maduren. Para orientarte mejor podemos decir que las flores de orégano a finales de primavera serán la mejor opción para quienes desean secar el orégano al sol o colgado boca abajo.

Temas

Últimas noticias