Cómo hacer un cultivo hidropónico casero

cultivo hidropónico casero
Aprende cómo hacer cultivo hidropónico casero

Cultivar plantas es algo que está al alcance de todos aquellos que tienen un pequeño terreno o jardín, o incluso un balcón pero ¿podemos hacerlo cuando no tenemos el suelo indicado para ello? Por supuesto que sí, gracias a la técnica de la hidroponía, así que atento porque te explicamos a continuación paso a paso y de manera fácil cómo hacer un cultivo hidropónico casero.

Qué son los cultivos hidropónicos

La hidroponía (junto a la aeroponía ) es una técnica de cultiva que se remonta a la Grecia antigua y se utiliza para realizar cultivos de interior, es decir, para cultivar plantas sin suelo.

En la actualidad la hidroponía ha evolucionado hasta tal punto que se utiliza en la producción industrial y es también la técnica utilizada para los jardines verticales. El éxito y la facilidad con que se cultiva en interiores ha abierto el camino a que muchos también prueben esta técnica en casa aunque para ello debes seguir una serie de pasos largos pero nada complicados.

Pasos para hacer un cultivo hidropónico casero

cultivo hidropónico casero

Aquellos que no están acostumbrados a este tipo de cultivo pueden pensar que es demasiado complicado pero lo cierto es que no lo es. Para cultivar en el interior, solo hace falta un poco de compromiso y destreza.

Antes que nada, para cultivar con la técnica hidropónica, necesitamos un sistema hidropónico que de hecho, podemos hacer en casa reciclando estos materiales.

  • 2 cubos de plástico (de 5/10 litros de agua el primero y de 4/9 litros del segundo)
  • Sustrato para cultivo hidropónico (coco, arcilla expandida o perlita)
  • Bomba de inmersión
  • Oxigenador de tubo para la bomba
  • Dos macetas de plástico resistentes (como mínimo)
  • Tuberías para regar
  • Temporizador para riego automático (si corresponde)

Construcción del sistema hidropónico

  1. La única herramienta que debe comprarse en teoría es la bomba de inmersión, pero si tiene pequeñas bombas para agua están bien: asegúrate eso sí de que sean capaces de desarrollar una potencia de 4/30 W de lo contrario, el chorro y el flujo sería muy abundante.
  2. Los dos cubos que se mencionan pueden ser de plástico grande para pintura (que debes limpia adecuadamente) O cubos de metal. Lo importante es que uno de los dos cubos sea más grande, para contener el otro y que ambos no sean transparentes para evitar pasar la luz dentro (en caso de duda, pintarlos con pintura oscura).
  3. Taladra agujeros en el cubo más pequeño con un taladro.
  4. Llena el cubo más pequeño con el sustrato como la arcilla expandida . En la naturaleza hay muchos en muchos tipos diferentes de suelo y se compone de los típicos guijarros porosos de color tierra, muy ligeros, que recuerdan a la piedra pómez.
  5. Llena el cubo más grande hasta por lo menos 4 litros de agua.
  6. Luega inserta la bomba de inmersión en el agua, después inserta el tubo para la oxigenación en el espacio apropiado.
  7. Toma el cubo con la arcilla expandida y crea un espacio para macetas de plástico. Antes de insertar las macetas, taladra varios agujeros para pasar las raíces futuras de la planta cultivada.
  8. Toma el cubo preparado con las macetas previamente perforadas y la arcilla e insértalo en el más grande, hasta que los dos cubos queden bien unidos. Durante la unión de los cubos deja que las tuberías de riego salgan y conéctelas al cubo superior, justo encima de las macetas.
  9. Para asegurarte de que los tubos se apoyan en el cubo a una altura de 5/10 cm de las macetas, simplemente fíjalos con un alambre simple en un lado del cubo, usándolo como soporte.
  10. Las tuberías de riego tienen un precio relativamente bajo, pero alternativamente se puede usar cualquier tubería. Sin embargo, ten en cuenta que el tubo debe ser del tamaño exacto del orificio de la bomba.
  11. Si es necesario, conecta la bomba a un temporizador y luego a una toma de corriente para obtener un sistema automatizado. Este es el sistema hidropónico más simple que se puede obtener, tan solo nos quedará llenar las macetas con las semillas a cultivar y cubrir con tierra o sustrato para que crezcan dentro de casa.

Lo último en How To