Plantas

Cómo cuidar la hierbabuena

Cuidar la hierbabuena
Pasos para cuidar la hierbabuena

Cuidar la hierbabuena nos ayudará a tener siempre lista una planta aromática muy versátil. Sigue estos consejos y podrás disfrutarla por todo lo alto.

La hierbabuena es una de las plantas aromáticas que se ha instalado en nuestras casas. La versatilidad de sus usos y su intento aroma la hacen perfecta para decorar cualquier terraza o jardín. Los mojitos recién hechos o las ensaladas con un toque fresco son otra historia cuando les incorporamos nuestra propia hierbabuena. Si nunca hemos tenido plantas o no conocemos bien las necesidades de ésta, siempre será mejor conocer la opinión de los expertos. Mantener la hierbabuena en perfectas condiciones es posible siguiendo estos pequeños pasos hacia el éxito. Toma nota de cómo cuidar la hierbabuena y ponte manos a la obra, el resultado merece la pena.

Pasos para cuidar la hierbabuena

  1. Si hemos tomado la determinación de incorporar esta planta en nuestro jardín o huerto debemos conocerla a la perfección. Se suele sembrar a principios de primavera, la época más propicia para que la mayoría de las plantas aromáticas pueda brotar sin problemas. La podemos plantar o utilizar un esqueje de una planta conocida que sabemos que cumple a la perfección con sus funciones y está sana.
  2. La hierbabuena necesita un lugar soleado o con semisombra para poder obtener del sol las mejores propiedades. Teniendo en cuenta que se trata de una planta de hoja verde hay que cuidar muy bien este aspecto. No puede estar a la sombra ni recibir demasiado sol durante el día o sus tallos se quemarían.Cómo cuidar la hierbabuena
  3. Si tenemos las plantas en el exterior hay que vigilar especialmente los cambios de temperatura. Como cualquier otra, las exposiciones al frío extremo tampoco son demasiado beneficiosas para su crecimiento.
  4. Este tipo de plantas tienen hojas durante todo el año, así que será importante regalarla y mimarla para que nos dé su aroma siempre. Necesita un riego abundante, aunque no directo. Nunca se debe encharcar o podrían pudrirse las raíces y matar a la planta ahogándola. La tierra deberá ser ligera y poder drenar correctamente el agua, nos aseguraremos antes de plantarla y regarla.
  5. A la hora de podar la hierbabuena debemos tener en cuenta que sus hojas las debemos retirar de forma regular. Las cortamos con cuidado para no dañar a la planta. La hierbabuena se poda casi al ras, se dejan unos 5 o 10 centímetros según la medida de la planta. A la siguiente floración esos tallos que hemos retirado habrán vuelto a crecer.

Con estos pasos dispondremos de una hierbabuena casera en plena forma, dispuesta a darnos sus mejores cualidades para la cocina. Atrévete a cultivar tus propias plantas aromáticas, el resultado vale la pena.

Últimas noticias