Antigua Roma

¿Cómo eran los juicios en la antigua Roma?

Tenemos muchas curiosidades sobre la vida de los antiguos romanos. ¿Sabes cómo eran los juicios en la antigua Roma?

¿Cómo iban al baño los romanos?

Medicinas en la antigua Roma

Diferencias entre antiguos romanos y griegos

Roma antigua
Juicios en la antigua Roma

Se sabe muy poco sobre el primitivo código procesal penal romano, salvo que en el caso de los delitos privados se aplicaba la ley del Talión, como límite a las represalias privadas, que la víctima sólo podía reclamar hasta el límite prescrito conforme a la Ley de las XII Tablas. En ellas se castigaba como delito público al falso testimonio, el incendio premeditado, el perjurio, difamación, corrupción de jueces, brujería, asesinato, y parricidio.

El pater familiae

El pater familiae o el Pontífice Máximo era quien ejecutaba los castigos, ya sea de quienes estaban bajo su autoridad o de los miembros del grupo. En este último caso, el propio rey dirimía las disputas e imponía penas de forma arbitraria, ejerciendo la función de acusación en los «duoviri», en quienes entonces se delegaba la función judicial.

Las leyes posteriores incluyeron otros delitos como el adulterio, la violación, el ataque al emperador, el proxenetismo, el incesto, entre otros.

Los delitos contra el “populus” pero no contra una persona o personas en particular, eran delitos públicos o crimina. En estos casos, el delito era contra todos los ciudadanos.

La época de la República

En la república, el sistema procesal penal comenzó a tomar forma, cuando se asignó esta función a una serie de jueces para que se ocuparan en la comisión de delitos específicos.

En el caso del perduellio, que es traición, se nombran jueces para dirimir el asunto e imponer una pena de «duoviri perduellionis». En cuanto al parricidio, fueron los «parricidii quaesstores» quienes más tarde ampliaron su función para juzgar cualquier delito que pudiera conducir a la pena de muerte.Foro romano

Las condenas

Las personas condenadas a muerte por los jueces tenían la capacidad de apelar por medio de «provocatio ad populum». En cualquier caso, la persona condenada a muerte podía ser exiliada, perdía todas sus posesiones y nunca podía regresar a Roma, podiendo ser asesinado en el caso de que volviera.

En el siglo III a.C., se crearon comisiones de investigación para «quastiones» especiales. Lo administraba un cónsul o un pretor y está integrado por ciudadanos para los asuntos específicos que determinen las reglas. Ellos decidían en este caso particular y terminaban allí su trabajo.

Cada uno de estos administradores le dio al proceso un enfoque diferente, se imprimía su propia investidura. En el año 149 a.C. la Ley Calpurnia creó una “quasestio” permanente destinado a enjuiciar casos de extorsión y enriquecimiento injusto contra los gobernadores de las provincias.

Creación de los ámbitos

Este primer comité permanente fue dejado atrás por otros que se ocuparon de delitos específicos, llamándolos figuras criminales reales, por ejemplo, «ambitus» como un acto en contra de elecciones libres adecuadas.

Al establecer estos comités permanentes, se definió un sistema uniforme de procedimientos para todo tipo de delitos. El sistema era un régimen acusatorio, es decir, cualquier ciudadano podía interponer una demanda, previa autorización del juez.

Como vemos, los juicios en la Antigua Roma eran muy similares a los actuales y vemos que muchas palabras tienen el origen en esa época.

Lo último en Historia

Últimas noticias