Willy Toledo llega al juzgado y mantiene su ofensa: «Voy a seguir diciendo lo que me salga de las orejas»

El actor Willy Toledo ha llegado al juzgado de lo Penal número 26 de Madrid para sentarse en el banquillo acusado de un delito contra la libertad de conciencia y de ofensa a los sentimientos religiosos y otro de obstrucción a la justicia, recordando que va a «seguir diciendo» todo lo que le «salga de las orejas». «Soy ateo y me cago en Dios todos los días cada vez que se me cae un plato en un dedo gordo del pie, como hacemos la mayoría de ciudadanos. Voy a seguir diciendo todo aquello que me salga de las orejas decir», ha señalado Toledo antes de entrar a la sala.

La asociación Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor por unos mensajes publicados en su perfil de la red social Facebook en 2015 y 2017 en los que insultaba a Dios y a la Virgen, y pide 22 meses de multa para él. Por su parte, la Fiscalía y su defensa piden su absolución por estos hecho, al situarlos en el marco de la libertad de expresión.

«No tenemos ni idea de lo que puede pasar, como todo en este país dependerá de la decisión del juez, independientemente de que exista o no delito. Ya veremos», ha resaltado el actor, quien además ha recordado el «cambio de criterio espectacular» de la Fiscalía.

«Incluso pidió a la Policía que investigara publicaciones mías de Facebook de dos años anteriores, por si había cometido un delito de opinión. No sabemos si ha habido una orden de arriba pidiendo retirar la acusación, pero ahora pide mi absolución. Ya solo queda la de una organización fundamentalista que solo entiende de persecución política y represión», ha criticado.

A su llegada al juzgado, el actor se ha encontrado tanto con una veintena de personas que le han apoyado entre gritos para derogar la «Ley Mordaza» o pancartas que han recordado que «la libertad de expresión no pasa por ir a prisión». No obstante, también un grupo de personas con lazos verdes le ha esperado a la puerta para recriminar al actor sus palabras con pancartas que piden «respetar la fe».

Toledo ha estado acompañado también por el artista Abel Azcona, quien también ha sido denunciado por la asociación Abogados Cristianos por una exposición en la que utilizó formas consagradas. Además, a las puertas de la sala han acudido el músico César Strawberry –condenado a un año de cárcel por enaltecimiento del terrorismo en unos tuits– o el exdiputado de Izquierda Unida y presidente de la Asociación Marcos Ana, Willy Meyer.

La Fiscalía: de investigar a absolver

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha afirmado que si Toledo «es tan valiente para arremeter contra creyentes, que sea valiente para afrontar las consecuencias». Castellanos considera que el actor ha cometido «un abuso de derecho al pisotear los derechos de otros» para ejercer su libertad de expresión.

«Para ejercer la libertad de expresión no es necesario arremeter contra otro derecho. Es decir, para que alguien vea un paisaje no es necesario tener que pisar a otro para ponerse encima», ha criticado Castellanos, quien además se ha mostrado «sorprendida» por la nueva posición de la Fiscalia «cuando todo este procedimiento fue iniciado por ellos».

«No es solo una vejación a un dogma católico, sino que se trata de defender el derecho al respeto de los creyentes que no puede ser atacado ni vejado a voluntad. ¿Cuál tiene que primar en una sociedad democrática? Las ofensas vertidas son totalmente gratuitas, no era necesario, y no amparemos en libertad de expresión lo que es un insulto y una vejación», ha añadido.

Lo último en España

Últimas noticias