Última hora Iñaki Urdangarin

Urdangarin ingresa en la cárcel de mujeres de Brieva

Iñaki Urdangarin ha ingresado en la prisión de mujeres de Brieva (Ávila).

Iñaki Urdangarin, condenado a cinco años y diez meses de prisión.

Iñaki Urdangarin ha ingresado en la prisión de mujeres de Brieva (Ávila) a las 08:13 horas de este lunes, una vez agotado el plazo de cinco días que le dio la Audiencia de Palma tras la sentencia del Tribunal Supremo, que le condena a cinco años y diez meses de reclusión por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, quedando absuelto de falsedad en documento público.

OKDIARIO ya informó en febrero de 2017 de que Brieva era el destino idóneo para el reo: ‘Interior invierte 1,6 millones para que Urdangarin tenga calefacción en la cárcel a la que puede ir: Brieva’. Contábamos entonces que el objetivo era que Urdangarin pudiera alojarse en el mismo pabellón aislado que ocupó durante 10 años el ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán.

El marido de la infanta Cristina se encuentra en España desde anoche. OKDIARIO viajó con él de Ginebra a Madrid, donde aterrizó a las 21:28 horas. En ese momento aún se desconocía el lugar elegido para cumplir la pena, dato que se ha guardado en secreto para tratar de evitar una masiva presencia de medios de comunicación captando su llegada y entrada a la cárcel, que se ha producido con meditada nocturnidad.

Sus primeras horas en la cárcel

Según la normativa, su vida privado de libertad comenzará con la creación de una ficha y con un reconocimiento médico, además de con una entrevista por parte de un equipo multidisciplinar formado por trabajadores sociales y psicólogos para una evaluación.

Brieva Iñaki Urdangarin
Cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila, donde cumple condena Iñaki Urdangarin. (Foto: Francisco Toledo)

El centro penitenciario de Brieva se construyó en 1989. De pequeño tamaño, tiene una extensión total de 43.540 metros cuadrados, con 162 celdas y 18 complementarias.

El nuevo ‘inquilino’ no convivirá con nadie más que con los funcionarios encargados de su vigilancia en el pabellón especial que ocupará, sin contacto con las presas.

Últimas noticias