Iglesias intenta reventar el pleno del Congreso montando un ‘numerito’

Iglesias intenta reventar el pleno del Congreso montando un ‘numerito’
Protesta de Unidos Podemos en el pleno.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha sido hoy llamado al orden por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, después de que los diputados de Unidos Podemos reventasen el pleno del Congreso con una protesta por los centros de internamiento de extranjeros (CIE’s).

Casi al inicio de la sesión en el Congreso, decenas de diputados de Unidos Podemos se han puesto en pie con los pasquines en color morado con las letras D y H (Derechos Humanos) y han gritado: «Ningún ser humano es ilegal».  

La reacción inmediata de Pastor ha sido exigir a los diputados de la formación que cumpliesen el Reglamento del Congreso y suspendiesen la protesta. Lejos de acatarlo, los diputados han bajado de su bancada y se han dirigido a la del PP para dejar los pasquines en los asientos, en especial en el del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

«No dejen que una foto valga más que una palabra», les ha emplazado Pastor. Puestos en pie, diputados del PP y Ciudadanos han aplaudido la respuesta de la presidenta de la Cámara.

Desoyendo estas advertencias y la normativa de la Cámara, los diputados de Unidos Podemos han seguido con su puesta en escena, profiriendo gritos hacia el resto de las bancadas, especialmente las del PP. «Los derechos humanos, los derechos humanos», ha repetido la jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero.

Entre los avisos de Pastor, Pablo Iglesias, puesto en pie, ha intentado sin éxito tomar la palabra, hablando con el micrófono cerrado y entre los gritos de sus compañeros. Al comprobar que no se le concedía el turno de palabra,  ha protestado con gesto airado desde su escaño, y ha seguido tratando de interrumpir a la presidenta de la Cámara. Pastor se ha remitido a la aplicación de artículo 103.3 del Reglamento que permite censurar las «interrupciones» o cualquier otra forma de alterar el orden de las sesiones.

«Recuerdo a todos y a cada una de sus señorías la obligación de conocer primero el Reglamento y luego la obligación de la Presidencia de aplicarlo», ha remarcado la presidenta.

En la protesta no ha participado el secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, que ha entrado al hemiciclo cuando el incidente ya había terminado. En ese momento, Errejón participaba en una entrevista radiofónica.

«Síntoma de salud democrática»

Antes, y en los pasillos del Congreso, Iglesias se refería al boicot a González y Cebrián, este miércoles en la Autónoma, como un  «síntoma de salud democrática».

«Creo que es gravísimo que ese señor recientemente en una entrevista en la Ser se refiriera a ‘lo que hicieron en el País Vasco’, y ya está bien que algunos en este país saquen pecho por el terrorismo de Estado. Creo que es un síntoma de salud democrática que los estudiantes tuvieran la suficiente memoria para decir que no es bonito que en un centro universitario intervenga quien saca pecho con el terrorismo de Estado», ha asegurado en los pasillos del Congreso.

Iglesias ha recordado que «en 1993 el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, ironizaba y tomaba el pelo a los dirigentes del PP después de un abucheo en la universidad a José María Aznar, diciendo que a él le habían abucheado y que no hay que quejarse y lloriquear, cómo han cambiado las cosas».

Iglesias se resiste a condenar estos hechos. Aunque ha afirmado que puede «no compartir la forma en la que se llevaron a cabo las protestas», ha añadido que «las ha habido siempre en la Universidad, las hubo durante el antifranquismo, en ellas participaron muchos prominentes dirigentes socialistas de hoy. Es una cosa saludable aunque no comparta la forma. Aunque yo hubiera preferido que los estudiantes entraran tranquilamente al acto y discutieran con González, en democracia no se puede tener la piel tan fina cuando se protesta».

 

Lo último en España

Últimas noticias