Los separatistas rinden homenaje a los CDR acusados de terrorismo que han salido de prisión

Un centenar de independentistas han rendido homenaje este fin de semana en Mollet del Vallès (Barcelona) a Germina Tomàs, el CDR acusado de terrorismo en la Audiencia Nacional que ha abandonado la prisión este fin de semana.

En el acto han estado presentes compañeros de Germinal como Jordi Ros, que también abandonó la cárcel de Soto del Real el pasado viernes tras abonar la fianza, así como Alexis Codina y Eduard Garzón, que quedaron en libertad en diciembre.

Entre gritos contra la Justicia, un portavoz de los CDR proclamó: «El juez no ha podido mantener más la prisión preventiva sin pruebas, fruto de un montaje policial al que se han sumado todos los poderes del Estado: el político, el judicial y los medios de comunicación». Por su parte, Germinal Tomàs aseguró que «seguiremos al pie del cañón hasta el final», antes de que los presentes se pusieran a cantar Els Segadors, como muestra el vídeo que acompaña a esta noticia.

Según el sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, los CDR detenidos en la Operación Judas mantuvieron una reunión secreta con la hermana de Carles Puigdemont y pretendían encerrarse durante varios días en el Parlament, hasta que Torra declarara la independencia. Uno de los detenidos declaró ante el juez que Quim Torra estaba al corriente de sus planes.

Uno de los CDR presentes en el acto, Alexis Codina, había montado en su casa un auténtico laboratorio para la fabricación de explosivos. Otro de los presentes en el acto, Jordi Ros, se encargó de comprar en varios establecimientos los componentes necesarios para fabricar explosivos tan letales como el amonal y el amosal –ambos utilizados por la banda terrorista ETA–, según el informe elaborado por los especialistas de la Guardia Civil.

Para comprar ácido nítrico y nitrato de potasio, Jordi Ros aseguró en el establecimiento que es «profesor» y necesita estos productos para hacer experimentos en clase con sus alumnos. El tendero le advirtió que la venta de estos productos está muy controlada por los Mossos porque son «precursores de explosivos«.

Luego Jordi Ros mandó a un amigo a otra tienda a comprar carbonato de potasio, diciendo que era para matar los topos que tiene en el jardín. Gracias a las escuchas telefónicas, la Guardia Civil pudo grabar cómo varios de los CDR acudían a una cantera a probar estos precursores de explosivos, que luego pretendían utilizar contra infraestructuras y torres de alta tensión.

Lo último en España

Últimas noticias