El Open Arms rechaza el ofrecimiento de Sánchez para desembarcar en Algeciras

La decisión del Ejecutivo español llega tras la negativa de Italia a permitir el desembarco de los inmigrantes, lo que ha provocado una gran polémica en torno al ministro del interior italiano, Matteo Salvini.

La ONG Proactiva Open Arms, que opera el buque del mismo nombre con 134 inmigrantes a bordo, ha comunicado al Gobierno de Pedro Sánchez que rechaza su ofrecimiento para desembarcar en el puerto de Algeciras. El Ejecutivo socialista había ofrecido las instalaciones gaditanas como lugar de recepción para los inmigrantes, pero la ONG ha respondido que es "el puerto más lejano del Mediterráneo".

El Gobierno español ofreció esta mañana el puerto de Algeciras para que el Open Arms pueda desembarcar en puerto seguro, pero la ONG ha rechazado la propuesta.

Según la respuesta ofrecida por Oscar Camps, el director de la organización de rescate, las 950 millas que separan las aguas de Lampedusa del puerto de Algeciras lo convierten en "el puerto más lejano". Y tras 17 días de espera no consideran que el puerto gaditano sea una opción accesible, tal y como ha advertido Camps a través de su perfil oficial de Twitter:

La decisión del Ejecutivo español fue tomada tras la negativa de Italia a permitir el desembarco de los inmigrantes, lo que ha provocado una gran polémica en torno al ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien incluso se ha enfrentado al ministerio de Transportes de su propio ejecutivo y a la justicia italiana.

Ofrecimiento de Sánchez

El propio presidente en funciones, a través de un tuit, ha asegurado que "he indicado que se habilite el puerto de Algeciras para recibir al Open Arms" ya que "España siempre actúa ante emergencias humanitarias". Pide, no obstante, establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la Unión Europea".

Segunda vez

Esta ha sido la segunda ocasión que el Gobierno de España ofrece el Puerto de Algeciras como puerto seguro, para que el buque de la ONG Pro Activa Open Arms pueda desembarcar en aguas españolas. La situación es similar a la vez anterior, cuando el barco se encontraba también entre Malta y Lampedusa y inicialmente se negaron a viajar a España por la inseguridad que generaba un viaje tan largo, que tardaron en recorrer cerca de cinco días.

A la desesperada

Ayer, el fundador de la ONG Open Arms, Oscar Camps, lanzó un llamamiento a la desesperada para que Italia permita desembarcar a los 134 migrantes abordo de su barco, al no poder garantizar su seguridad y ante el temor de que se produzca un motín, y dijo que tanto los rescatados como la tripulación están "secuestrados".

"La situación está fuera de control. Escapa a nuestra capacidad", aseguró Camps en un vídeo hecho desde una lancha frente al buque Open Arms, que se encuentra justo a las costas de la isla italiana de Lampedusa.

"A partir de hoy no nos podemos sentir responsables ni garantizar la seguridad de las 134 personas ni los 19 voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el Open Arms, porque ya es imposible mantener la calma. En cualquier momento se desata una acción colectiva y no podremos detenerla", advirtió.

A través de un vídeo difundido en las redes sociales, Camps fue especialmente crítico también con la postura del presidente español, Pedro Sánchez, a quién acusaba de no estar haciendo nada para solucionar la crisis que se vive en el interior del barco español.

Lo último en España