Presupuestos 2019

Sánchez acepta un «relator» que medie entre Moncloa y el Govern para desbloquear los Presupuestos

El Gobierno de Pedro Sánchez ha aceptado que un "relator" haga las funciones de mediador entre el Ejecutivo central y la Generalitat de Quim Torra, a través de una nueva mesa de partidos, para desbloquear los Presupuestos de 2019, a los que ERC ya ha presentado una enmienda a la totalidad, reclamando un gesto con los presos golpistas ante el juicio del 1-O. Y en la misma línea, el PDeCAT amenaza con ello.

Ver vídeo

La propia vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha admitido esta tarde esta concesión en los pasillos del Senado, todo enmarcado a favor del «diálogo» con los independentistas. Por su parte, el portavoz del PP en la Cámara Alta, Ignacio Cosidó, ha reprochado al Ejecutivo socialista que dar el visto bueno a ese «relator» supone «reconocer que hay un conflicto internacional; reconocer soberanía a la otra parte que se sienta en la mesa de negociación; eso significa traicionar a España», ha remachado Cosidó.

«No hacen falta mediadores ni para el Gobierno ni para el Partido Socialista. Si acaso alguien que pueda tomar nota, convocar, que nos pueda coordinar» en una nueva mesa de «diferentes partidos», ha declarado Calvo. De esta manera, fuentes de Moncloa han incidido después en que esta figura desarrollaría su tarea en esa mesa de partidos, no en la relación entre el Gobierno central y el autonómico. En todo caso, los partidos que tendrían la voz cantante en esa mesa sostienen a tales Ejecutivos y el fin es el mismo: desbloquear el proyecto de Presupuestos de Sánchez antes del próximo 13 de febrero.

Una tercera mesa

Se trataría de una tercera mesa, al margen de la creada el año pasado a partir de una iniciativa del Parlament. El propio Torra reúne este martes en el Palau de la Generalitat por segunda vez a esta mesa de partidos con representación parlamentarias, impulsada en noviembre a instancias del PSC y tras aprobarlo la Cámara autonómica. Por parte del Govern acuden el propio Torra; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; la portavoz y consellera de Presidencia, Elsa Artadi, y la consellera de Justicia, Ester Capella (son miembros de JxCat y ERC).

De los grupos parlamentarios acuden el portavoz adjunto de JxCat, Albert Batet, y la diputada Gemma Geis; el líder parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, y la portavoz, Anna Caula; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, el diputado Ramon Espadaler (Units), y las representantes de la marca catalana de Podemos Jéssica Albiach y Susanna Segovia. No asisten ni la CUP, ni PP ni Ciudadanos. La anterior cita fue el pasado 16 de noviembre.

La Generalitat de Torra había condicionado horas antes un eventual ‘sí’ de los separatistas a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado a que el Ejecutivo de Pedro Sánchez accediese a la presencia de una «figura notarial» y se acordase en una «mesa de diálogo» entre partidos.

Así lo había planteado la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, después de que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, considerara «posible» que el Gobierno central y la Generalitat acabaran acordando la participación de «alguien que dé fe de lo que se habla» en esta mesa.

El PP denuncia que esta cesión de Sánchez supone «reconocer que hay un conflicto internacional» y «significa traicionar a España»

Artadi había señalado que la aceptación de esta «figura notarial», además de un calendario y una clarificación de las funciones de los «grupos de trabajo» que den contenido a ese diálogo sobre Cataluña, era una condición «clave» para «desbloquear» el aval de los independentistas a la tramitación de las cuentas.

La posibilidad de constituir un espacio de diálogo entre partidos, con la participación de una o más figuras «neutrales», según el Govern, que atestigüen lo que se aborde en esas reuniones, es el plan que acepta Moncloa. De hecho, la Generalitat ya ha enviado al Gobierno una primera lista de nombres de candidatos que pueden desempeñar ese papel.

«Una personalidad de Cataluña»

El intercambio de propuestas de nombres se prolongará, si hace falta, hasta encontrar a las personas que gocen de «suficiente confianza» por ambas partes, manifestó la consejera. Artadi habló de «perfiles internacionales», apostando por que sean «personas que no tengan intereses y no tengan que negociar otras cosas con el Gobierno, porque eso les impediría tener suficiente independencia para esta labor», lo que descartaría a miembros del PNV, como se ha especulado en algunas esferas. Este miércoles, Carme Calvo ha manifestado que será «una personalidad de Cataluña».

En las reuniones que Artadi y el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, han mantenido en las últimas semanas con la vicepresidenta del Ejecutivo central, Carmen Calvo, ya reclamaron la creación de una mesa de partidos con la presencia no sólo de fuerzas catalanas, sino también de representantes del PSOE y Podemos y de un mediador.

Consciente de que el Gobierno se siente «muy incómodo» con la palabra «mediador», Artadi optó por definirla como una «figura más notarial», alguien que pueda «testimoniar» y «dar fe» de lo que se discuta y acuerde. El perfil de estos notarios debería ser, a su juicio, el de personas «con reputación y experiencia», validadas por «ambos gobiernos», que actúen de manera «objetiva y neutral».

En todo caso, Artadi insistió en que los Presupuestos Generales del Estado «no se tramitarán» si no es posible acordar «un calendario, unos grupos de trabajo» y una «figura neutral».

Lo último en España

Últimas noticias