La resolución del Constitucional prohibía expresamente una investidura no presencial

Puigdemont le dice a ERC que su plan para ser investido es delegando su discurso en otro diputado

Carles Puigdemont
Carles Puigdemont. (Foto: AFP)

Carles Puigdemont tiene el aval de ERC para intentar ser investido president de la Generalitat, algo que podría escenificarse a finales de esta semana o principios de la siguiente. El plan del fugado es simple: delegar su discurso de investidura en otro diputado de su partido. Los republicanos saben que tienen mucho que perder si le retiran su apoyo, y así se lo han transmitido este domingo en una tensa reunión en Bruselas.

Una delegación de ERC ha viajado hasta la capital belga para verse con el candidato de Junts per Catalunya, después del aplazamiento del pleno de investidura del pasado martes, para escuchar de boca del candidato cuál es su plan para ser investido sin poner en riesgo penal a diputados y al mismo presidente del Parlament. Puigdemont les ha trazado su estrategia, que pasa por delegar la lectura de su discurso de investidura, algo que permite el reglamento de la cámara, aunque no se votaría a él mismo.

Si ese pleno de investidura es impugnado por el Tribunal Constitucional, a razón del recurso presentado por el Gobierno, Puigdemont tiene otros candidatos pensados para ser investidos que por sus circunstancias procesales tampoco sería factible investir, lo que prácticamente llevaría a una repetición electoral.

La mesa del Parlament recibirá el martes el informe de los letrados, donde aseguran que hasta que no se celebre un primer debate de investidura fallido no empieza a correr el reloj. Pero ese mismo martes, el presidente Roger Torrent podría volver a convocar el debate de investidura de Puigdemont, que se podría celebrar entre el jueves de esta semana y el martes siguiente, en función del calendario del Constitucional sobre la admisión a trámite o no del recurso del Gobierno.

Lo último en España