Casado se harta del desprecio de Sánchez y le telefonea para ofrecerle apoyo en la crisis de Ucrania

Ver vídeo

Harto de esperar desde hace semanas, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha tomado finalmente la iniciativa y ha contactado este miércoles con Pedro Sánchez para abordar la crisis entre Ucrania y Rusia. El presidente socialista se había negado en este tiempo a informar al jefe de la oposición, una postura ampliamente criticada por el PP, y tampoco tenía previsto hacerlo por su propia iniciativa. De hecho, este mismo miércoles, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, afirmaba que al líder popular le bastaba «con levantar el teléfono» si quería hablar con Sánchez.

En la conversación, de unos 25 minutos, Casado ha reiterado al presidente socialista todo el apoyo de su partido para ejercer sus obligaciones en el marco de la OTAN y le ha instado a que comparezca en el Congreso de los Diputados, una solicitud que el Grupo Parlamentario Popular formalizará en las próximas horas. Pese a la tensión internacional, el presidente del Gobierno no tiene previsto acudir a la Cámara baja hasta el próximo 16 de febrero. Para entonces, llevará dos meses sin someterse al control parlamentario.

Casado ha aprovechado además la conversación para transmitir a Sánchez la importancia de la unidad de acción dentro del Gobierno, tal y como está sucediendo en el resto de países europeos, en alusión a las visibles diferencias entre PSOE y Podemos. Asimismo, le ha ofrecido también el apoyo y la experiencia del PP en el plano internacional.

Según Moncloa, Sánchez ha explicado a Casado «que la posición del Gobierno se basa en garantizar el principio de legalidad internacional, que pasa por respetar la integridad territorial de las naciones, como es el caso de Ucrania».

«Para ello, el presidente del Gobierno le ha trasladado que las herramientas necesarias son la unidad en el seno la Unión Europea, así como la coordinación de la UE con la OTAN para garantizar un diálogo exigente con Rusia», han añadido fuentes gubernamentales, que han precisado que «la prioridad pasa por la disuasión y la desescalada a través de la diplomacia».

Asimismo, según estas fuentes, el jefe del Ejecutivo ha trasladado al líder del PP que el Gobierno mantendrá puntualmente informados a los grupos parlamentarios a través del ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, «o del propio presidente del Gobierno si las circunstancias lo hicieran necesario». Hasta ahora, y pese al recrudecimiento de la crisis, Sánchez se ha negado a informar personalmente a la oposición.

Diferencias

El socialista ha aprovechado además la conversación con Casado para criticar su trabajo de oposición por exigir responsabilidades en la gestión de los fondos europeos cuyo reparto, según el PP, sigue criterios partidistas.

Según Moncloa, «el presidente del Gobierno ha solicitado a Pablo Casado que deje de poner en duda la gestión de los fondos europeos». «El Gobierno entiende que la respuesta de la Comisión Europea debería ser suficiente y que la estrategia seguida hasta la fecha por el PP sólo daña la imagen de España», han afeado desde el Ejecutivo.

Una vez más, Casado ha tendido la mano a Sánchez para poner en marcha una agencia independiente para la supervisión de los fondos de recuperación, una propuesta que ha encontrado el rechazo del presidente del Gobierno.

Otro punto de desencuentro es la contrarreforma laboral, que el PP rechaza. Sánchez ha aprovechado la llamada para pedir a Casado el voto favorable o  la abstención de su partido, a lo que el líder popular ha respondido con su alternativa es la mochila austriaca «que es lo que defiende el Banco de España y defendía también Nadia Calviño», añaden desde Génova.

Lo último en España

Últimas noticias