Crisis del coronavirus

Otra frase de Carmen Calvo para la historia: «Hay rebrotes porque tiene que haberlos»

Ver vídeo
Otra frase de Carmen Calvo para la historia: "Hay rebrotes porque tiene que haberlos".

Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, ha dejado otra frase para la posterioridad en relación a la crisis del coronavirus, pandemia que hasta el momento contabiliza más de 42.000 fallecidos en España. «Hay rebrotes porque tiene que haberlos, porque hay contagio», ha asegurado este lunes en relación a los más de 280 rebrotes activos en nuestro país.

Así se ha mostrado Calvo en declaraciones a los medios tras la presentación del curso ‘Mujer y liderazgo en tiempos de crisis. Impacto de género, liderazgo y gestión antes, durante y después de la COVID-19′, en los Cursos de Verano de El Escorial.

La vicepresidenta primera del Gobierno de Pedro Sánchez considera que los nuevos positivos por coronavirus son «más complicados» de controlar porque son «asintomáticos». A pesar de esto, Carmen Calvo asegura que el sistema sanitario «no va a colapsar» de nuevo, como ocurrió en marzo ante el avance de la pandemia, debido a que «España está mejor preparada».

«Estamos mucho mejor preparados porque hemos aprendido duramente. Hemos derivado muchos recursos económicos a las comunidades autónomas, ha sido un hito en cómo se gestionaba una crisis de esta naturaleza. Los propios sectores de la administración sanitaria han aprendido también mucho de la mano de la ciencia, la investigación y la clínica. Estamos mucho mejor preparados que cuando apareció la pandemia», ha aseverado Calvo.

«Estamos mucho mejor preparados, hemos puesto muchos recursos económicos, estamos en continua comunicación con las comunidades autónomas para todo lo que necesiten. En estos momentos es necesario lanzar mensajes de prudencia y responsabilidad, pero también de tranquilidad», ha añadido.

A la pregunta de si lo peor del coronavirus ha pasado, la socialista ha respondido con rotundidad que «absolutamente». «Recuerde los días en los que las cifras de fallecidos eran absolutamente trágicas. Nuestros sectores sanitarios están mucho mejor preparados. No tenemos colapso en nuestra sanidad. Nada que no esté pasando en ningún otro país. Forma parte de lo que nos ha tocado vivir, desgraciadamente», ha afirmado en declaraciones a los medios.

«Madrid y Pekín están en línea recta»

A mediados del pasado mes de mayo, en pleno estado de alarma, la vicepresidenta primera del Gobierno aportó una de sus claves para entender la expansión del coronavirus por España y otros puntos del planeta. «Nueva York, Madrid, Teherán y Pekín están casi en línea recta, no exactamente pero casi en línea recta, en horizontal, que son tres de las grandes ciudades donde se ha dado un problema del demonio», aseguró durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados.

«Yo no me había dado cuenta nunca, la verdad que a veces los mapas los tiene uno en la cabeza y los tiene mal. Yo no me había dado cuenta nunca que Nueva York, Madrid, Teherán y Pekín están casi en línea recta, no exactamente pero casi en línea recta, en horizontal, que son tres de las grandes ciudades donde se ha dado un problema del demonio», explicó Carmen Calvo.

La dirigente socialista afirmó que había leído a expertos decir que la expansión del coronavirus estaba relacionado con «unas determinadas temperaturas que no son ni muy frías ni muy cálidas». «Habían acabado dándose cuenta, a base de darle muchas vueltas, de cómo esto afecta a diferencia de otros países que están o por arriba o por abajo de ese tramo, ¿no?», señaló también.

«Si eso es así, el verano no ayudará mucho y el otoño no sabemos cómo vendrá. Y claro, las leyes orgánicas no se modifican por Real Decreto, usted lo sabe mejor que nadie, lo que sí intentaremos es hacer lo más rápido que podamos alguna reforma necesaria», apostilló.

Otras frases célebres

A sus explicaciones sobre la expansión del coronavirus hay que añadir varias frases que Carmen Calvo ha dejado para la posterioridad, empezando por su ya famosa «Estamos manejando dinero público y el dinero público no es de nadie», que afirmó el 29 de marzo de 2004, cuando era ministra de Cultura.

Carmen Calvo espeto más frases poco acordes con el nivel y un perfil de una ministra de Cultura o una vicepresidenta del Gobierno, como «deseo que la UNESCO legisle para todos los planetas», «un concierto de rock en español hace más para el castellano que el instituto Cervantes» o «el libro es muy útil porque no se le agotan las pilas».

En el terreno más personal, la mujer de confianza de Pedro Sánchez se sinceraba diciendo: «Yo transmito que soy muy yo, y que voy de yo por la vida. Soy una tía a la que no doblan. Yo no renuncio a mis vaqueros ni a nada. Cuando deje de ser ministra seguiré siendo yo, que es mi verdadero cargo».

Calvo también reconoció en abril del 2005 en el transcurso de una cena homenaje al actor Miguel Ángel Solá: «Me gusta madrugar para poder pasar más rato en el baño: allí leo el periódico, oigo la radio, oigo música» e incluso, llegó a decir «hablo por teléfono con alcaldes, ¡en bragas!’».

Lo último en España

Últimas noticias