PIDEN 200.000 EUROS A LA PERIODISTA

La enésima querella a la periodista de Público Patricia López por acusar de narcotráfico a un policía

La enésima querella a la periodista de Público Patricia López por acusar de narcotráfico a un policía
La periodista Patricia López

La redactora del diario podemita Público ha recibido la enésima querella por calumnias e injurias por parte de los hermanos policías Antonio Giménez Raso y Carlos Giménez Raso, en la que solicitan a Patricia López que, “dado el grave perjuicio ocasionado” con una publicación en su periódico, indemnice con cien mil euros a cada uno por afirmar que uno de ellos fue expulsado del cuerpo al ser condenado por un delito relacionado con el narcotráfico.

El polémico artículo, del 28 de mayo de 2015, además de acusar de narcotráfico a uno de los hermanos, señala que el otro “pidió la excedencia. Informaciones, que según los hermanos “no se corresponden con la realidad”, y que “nunca” contrastó con los hermanos, “ni corroboró por otra vía esas afirmaciones”. Además, en la querella, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, se acusa a la periodista de que “sabe y le consta que tal información no se corresponde con la realidad y que, tras su publicación, no ha mediado rectificación alguna”.

La defensa de los hermanos alega que “Don Carlos y Don Antonio Giménez Raso, son en la actualidad y como ha quedado dicho, funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía en situación administrativa de segunda actividad, situación de carácter previo a la jubilación pero en la que continúan ostentando la función pública referida, si bien, les es permitido compatibilizar la misma con otras actividades ajenas a esa propia función. Ambos se han visto sorprendidos por la publicación del artículo periodístico (…), artículo en el que como se verá se vierten afirmaciones falsas y tendenciosas, con grave imputación de hechos delictivos inexistentes y que han causado un grave perjuicio en su buen nombre y reputación social y profesional”.

En definitiva, los hermanos Giménez alegan que “no han sido condenados nunca por hecho delictivo alguno, como tampoco es cierto que hayan sido expulsados del Cuerpo Nacional de Policía, al que pertenecen, por causa de esa pretendida condena ni por ninguna otra razón”.

Además, en su defensa señalan que “los hechos y circunstancias que se imputan en dicho artículo son radicalmente falsos como probaremos de forma incontestable, lo cual pone de manifiesto, en quien lo firma y publica, un claro afán estigmatizante y la indiscutible voluntad de perjudicar a mis patrocinados en pro de un determinado sensacionalismo periodístico que huye de cualquier corroboración que pueda perjudicarle, aún a costa de invadir la esfera del honor, intimidad y reputación de mis patrocinados, a los que, con ello, se les ha producido un serio y comprensible perjuicio moral”.

Con esta nueva querella, el periódico podemita Público se queda contra las cuerdas. Las constantes demandas que acumula el diario llevan consigo el pago de importantes indemnizaciones -sólo en el caso de los hermanos policías hablamos de 200.000 euros-, con lo que la viabilidad del periódico queda más en entredicho todavía.

Lo último en España