Maduro tras agitar la estelada: "Nadie puede dialogar con quien quiere romper un país"

nicolás maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, posando con una estelada (Foto: Twitter)

Ni siquiera el dictador del Palacio de Miraflores está dispuesto a reconocer la imaginaria "república catalana" proclamada por Carles Puigdemont poco antes de escapar a Bruselas huyendo de la Justicia española. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se fotografió el pasado mes de abril mostrando una bandera estelada junto a un grupo de independentistas catalanes, para incomodar al gobierno de Rajoy.

Pero a la hora de la verdad, incluso el heredero de Hugo Chávez reconoce que "nadie puede dialogar con quien pretende romper un país". Esta ha sido la respuesta de Nicolás Maduro, cuando el periodista Jordi Évole le ha preguntado si estaría dispuesto a organizar un referéndum para que una región de Venezuela se independice.

Durante la emisión del programa Salvados grabado en Venezuela, Jordi Évole se ha esforzado mucho y ha preguntado a Maduro hasta en tres ocasiones si reconocería la "república catalana" proclamada ilegalmente por el Parlament.

En las tres ocasiones, la respuesta ha sido la misma: "No puedo meterme en los asuntos internos de España", ha dicho Maduro tras calificar al presidente Mariano Rajoy de "basura corrupta, racista y rajao". Maduro no ha querido aclarar si concedería asilo al ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont en Venezuela: "Nadie lo ha solicitado, si lo piden en su momento lo evaluaremos", ha dicho al respecto.

"Ni siquiera conozco a Pablo Iglesias"

El presidente venezolano sí se ha mostrado convencido de que el problema de Cataluña debe resolverse "a través del diálogo". ¿Si en Venezuela hubiera un movimiento secesionista, estaría dispuesto a celebrar un referéndum para que una región pueda independizarse?, ha preguntado Évole.

"Es que no es comparable", ha replicado Maduro, "Venezuela está cohesionada, luchamos cada día por nuestra independencia y soberanía territorial".  A continuación, Évole ha dado paso a un vídeo en el que Maduro denunciaba, en su programa de televisión, que hay "grupos de ultraderecha que están planteando una política secesionista para separar de Venezuela varios Estados. Tienen un proyecto como el de Yugoslavia para partir Venezuela en 20 pedazos".

Tras escuchar sus propias palabras, Nicolás Maduro se ha mostrado tajante: "Es que nadie puede dialogar con quien pretende romper un país". pero entonces, ¿en España? "…para romper un país como Venezuela", se ha corregido Maduro, "es que son cosas distintas".

La segunda parte de la entrevista emitida este domingo en el programa Salvados ha sido extraordinariamente amable. Jordi Évole ha llegado a reñir cariñosamente al dictador en varias ocasiones y le ha preguntado, entre muchas risas, por la financiación de Podemos. Maduro lo niega todo: "Sólo conozco a Monedero, ni siquiera conozco a Pablo Iglesias, sólo de verle en la televisión y en Twitter".

"Me siento el eje de Dios"

Évole no ha querido insistir más en este tema, para no incomodar al dictador. Tampoco le ha preguntado sobre sus dos narcosobrinos, que permanecen en prisión tras ser detenidos cuando intentaban introducir un alijo de 800 kilos de cocaína en Estados Unidos. Tampoco le ha preguntado sobre los vínculos que, según el Departamento de Estado de EE.UU., varios mandos militares y dirigentes venezolanos como Diosdado Cabello mantienen con las redes de narcotráfico.

Maduro ha confesado, eso sí, que le encanta ver los canales españoles de televisión y que es muy fan de los programas Al rojo vivo, Zapeando, Salvados, la serie Aquí no hay quien viva y los "noticieros españoles". Durante la entrevista, ha dejado una frase para la posteridad: "Me siento el eje de Dios, el eje del bien".

Lo último en España