EL '155 BLANDO' DEL GOBIERNO EN CATALUÑA

El jefe de la escuela de los Mossos del 155 avala la «desobediencia» y la «libre determinación»

Jordi Jardí, a la derecha, con la bufanda amarilla en apoyo de los presos golpistas.
Jordi Jardí, a la derecha, con la bufanda amarilla en apoyo de los presos golpistas. Foto: Ayuntamiento de Tivisa

El nuevo jefe de la Academia de los Mossos d’Esquadra, Jordi Jardí, nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy en aplicación del artículo del 155 tras la destitución de Annabel Marcos como directora del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC), defiende postulados secesionistas como la desobediencia y la «libre autodeterminación».

Así lo hizo en julio del año pasado en un acto organizado por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) en la que participó el entonces presidente catalán y hoy prófugo de la Justicia española, Carles Puigdemont. Jardí, mosso d’esquadra en excedencia y alcalde de Tivisa (Tarragona), tomó la palabra en aquel encuentro de alcaldes separatistas para instar a los ayuntamientos a ofrecer todos sus medios materiales disponibles para ejercer «el más sagrado de los derechos, que es la libre autodeterminación de los pueblos».

De esta forma, el hasta ahora director de Administración de Seguridad de la Generalitat emplazó a los otros alcaldes a que no tuvieran problema alguno en ceder locales municipales para la celebración del referéndum del 1-O, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

Junto a ello, Jardí también llamó a la desobediencia y llegó a manifestar que «si siempre hiciéramos caso a la ley, hoy las mujeres no podrían votar, los negros seguirían siendo esclavos, las personas del mismo sexo no podrían contraer matrimonio… Por lo tanto, la ley no debe ser una amenaza», señaló el regidor separatista según recogió el portal e-noticies. Además, Jardí declaró que sería «fatal» que el referéndum no se pudiera celebrar.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha encargado «con carácter temporal» y en aplicación del artículo 155 de la Constitución que Jardí ejerza las funciones de dirección del ISPC tanto al frente de la Escuela de Policía -la academia de Mossos y policías locales- como en la Subdirección de Formación Universitaria, Investigación y Gestión del Conocimiento.

Asimismo, el director de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos, Juli Gendrau, ejercerá las funciones de la dirección del ISPC en el ámbito de la Escuela de Bomberos y Protección Civil, de la Subdirección de Administración y Apoyo Académico, y del Servicio de Selección, Evaluación y Seguimiento. Gendrau también tiene un perfil independentista.

Antecedentes de «desacato»

Ante estos polémicos nombramientos, Ciudadanos ha registrado dos preguntas en el Congreso para que el ministro del Interior explique su decisión de situar al frente del Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC) a dos altos cargos de la Generalitat con «antecedentes secesionistas».

El partido de Albert Rivera cuestiona la «imparcialidad» y «lealtad a la Constitución» de los nuevos responsables del ISPC. «¿Considera el ministro que tales nombramientos producirán un cambio sustancial a mejor al frente del Instituto de Seguridad de Cataluña?», formula la formación centrista. «Si este cese», dice Cs sobre Annabel Marcos, «se motivó por las actividades presuntamente ilegales por la secesión, ¿por qué han decidido sustituirla por un nuevo responsable con antecedentes iguales o peores de desacato a la Constitución?», plantea el grupo naranja ante la aplicación de un artículo 155 ‘blando’.

Ambos altos cargos ha asumido las tareas de Annabel Marcos, destituida el 3 de abril por trasladar en su coche urnas del 1-O. Además, siendo directora del ISPC, participó días después del referéndum en el homenaje al entonces mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero en un acto de apertura del año académico al que, al contrario que en ediciones anteriores, no acudió ningún miembro de la judicatura ni de la Guardia Civil, la Policía Nacional o el Ejército.

Lo último en España

Últimas noticias