Ministerio de Igualdad

A Montero le sobra el dinero: plantea subvencionar películas con el espíritu del ‘Black Lives Matter’

Irene Montero
Irene Montero, dispuesta a subvencionar películas con personas negras en papeles relevantes.

El presupuesto del Ministerio de Igualdad es un saco sin fondo. La dirección general para la Igualdad de Trato y Diversidad Racial, dependiente del departamento que pilota Irene Montero, se ha subido a la ola del ‘Black Lives Matter’ y plantea la subvención de aquellas películas en las que personas subsaharianas interpreten los papeles con «prestigio social».

Así se deduce del estudio titulado «Aproximación a la población africana y afrodescendiente en España: identidad y acceso a derechos», que consta de una serie de preguntas dirigidas a este nicho de población. En el cuestionario se pretende encontrar los aspectos de la vida donde la población africana pueda sentirse marginada y apela al espíritu del ‘Black Lives Matter’ en cuestiones relacionadas con el trato con la Policía o la importancia de que la población negra no sea encapsulada en posiciones bajas de la sociedad sino que adquiera una imagen de relevancia. Precisamente una de las preguntas pide una valoración acerca de la posibilidad de «subvencionar producciones cinematográficas donde aparezcan en papeles con prestigio social». En la pregunta se puede responder del 1 al 10 sobre el nivel de convencimiento acerca de dicha afirmación.

De esta manera Irene Montero plantea una cuestión que recuerda a las preguntas que realiza el Centro de Investigación Sociológica (CIS) y abre la posibilidad de promover una línea de subvenciones pública a aquellas películas en las que los puestos de mayor prestigio los ocupen personas de color.

Anónima y sin control

Al comienzo del test se  puede leer lo siguiente: «Es muy importante que participe en la encuesta y que conteste a las preguntas con la mayor sinceridad posible. Todas sus respuestas serán tratadas de forma completamente anónima y bajo la confidencialidad más estricta, cumpliendo con el secreto estadístico, y en conformidad con lo establecido en el Reglamento Europeo».

Lo cierto es que, a pesar de que las preguntas del departamento de Montero van dirigidas a la población africana, el estudio no hace ningún tipo de comprobación al respecto, pudiendo ser contestadas por cualquier persona.
De hecho, el test no pregunta en ningún momento el nombre del encuestado ni pide ningún tipo de identificación. Además, se puede responder al cuestionario cuantas veces se quiera desde un mismo dispositivo.

Todo ello supone que los datos se puedan convertir en inválidos de cara a un estudio sociológico de estas características, ya que una misma persona puede contestar en múltiples ocasiones y ciudadanos que no son africanos ni descendientes de africanos, poniendo en entredicho el posterior informe de conclusiones.

Dirección general desaparecida

Este estudio supone una de las primeras actividades que la dirección general para la Igualdad de Trato y Diversidad realiza desde que inauguró la legislatura actual. El órgano dependiente del Ministerio de Igualdad parece que no exista. Ni siquiera cuenta con página web propia ni con cuenta en redes sociales como sí lo hace, por ejemplo, el Instituto de la Mujer.

La Dirección General se creó en el mes de enero de 2020, tras el nombramiento de Irene Montero como Ministra de Igualdad. Su arranque no estuvo exenta de polémica ya que supuso la primera dimisión del Gobierno socialcomunista. La recién nombrada como directora del órgano dependiente de Igualdad, Alba González Sanz, dimitió para ser sustituida por la ex diputada de Podemos Rita Bosaho. González dejó el cargo recién estrenado porque, según comunicó a través de las redes sociales, no era una persona de raza negra.

Lo cierto es que, a pesar de su explosivo comienzo, la Dirección General para la igualdad de trato y diversidad étnico racial no parece terminar de cuajar con el resto de Ministerio de Irene Montero. Su protagonismo dentro del Ministerio es prácticamente nulo y no cuenta con independencia comunicativa que le permita ejercer sus funciones dependiendo de Igualdad pero con presencia propia como sí lo hace el resto.

¿Y las series?

El Ministerio de Igualdad también quiere realizar ciertas modificaciones en las series de televisión españolas. El equipo de Irene Montero gastó más de 18.000 euros en subvencionar un estudio sobre «estereotipos, roles y relaciones de género en series de televisión de producción nacional» en el que realizaron un estudio sociológico.

Una de las conclusiones que puede leerse en el informe es que la crítica al hecho de que las actrices «sean de una belleza extraordinaria, con un maquillaje y efectos que las hace todavía parecer más bellas».

Las familias

En ese estudio también se pone en entredicho la idea de familia convencional que, dicen, reflejan las series. «Sospechamos que se produce una idealización de éstas, puesto que el amor y el cariño se refleja mediáticamente en la muestra con el doble de apariciones que el conflicto», advertía el estudio.

El informe continuaba en esa línea: «Frente a cierta idealización en mostrar las relaciones familiares, curiosamente, esto contrasta con el hecho de que las relaciones de pareja no son tan positivas, por lo que se asemejan bastante más a la realidad no ficcionada».

Lo último en España

Últimas noticias