El Gobierno gasta 22.000 € para que Sánchez tenga la foto con los líderes europeos en el homenaje del coronavirus

El Gobierno ha abonado los gastos de desplazamiento, alojamiento y manutención a todos los líderes europeos que se reunirán en Madrid de forma inédita

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la rueda de prensa convocada con los medios tras una reunión de trabajo con el primer ministro de la República Italiana, Giuseppe Conte, en el Complejo de la Moncloa, Madrid (España)

Todo por la foto y el ego de Pedro Sánchez. El Gobierno desembolsará 22.000 euros en concepto de desplazamiento, alojamiento y manutención de los líderes europeos invitados al homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus para que personalidades como el presidente del Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo Europeo, el Secretario General de la OTAN o el director general de la OMS se sienten junto a Sánchez y él tenga la foto junto a ellos.

Fuentes del Gobierno cifran en esa cantidad los gastos para que todos ellos acudan al acto. Tanto David Sassoli, como Úrsula Von Der Layen, como Charles Michel como Jens Stoltenberg o Tedros Adhanom llegaron ayer a Madrid. Por la noche, en el Palacio de La Moncloa, el jefe del Ejecutivo les organizó una cena de bienvenida para hablar de varias cuestiones que afectan la relación de España com las instituciones comunitarias. El Fondo de Recuperación a la crisis del coronavirus centró el encuentro.

Desde Moncloa afirman que es “protocolario” abonar los gastos de la visita que vayan a realizar otros líderes internacionales a nuestro país. No obstante no es imprescindible que Sassoli, Von Der Layen o Michel estén presentes en el acto que se celebrará en el Patio de la Armería del Palacio de La Almudena. De hecho, en el Ejecutivo, se muestran todavía sorprendidos de la buena respuesta que han tenido las más de 500 invitaciones que mandó Sánchez. No se esperaban tantas confirmaciones.

En el entorno del presidente del Gobierno aseguran que “es un orgullo” tener a todos los máximos líderes comunitarios en Madrid. Lo cierto es que es poco habitual que todos ellos se junten en un mismo Estado miembro si no es para una cumbre muy concreta. La imagen de hoy no se repetirá en ningún otro homenaje similar que puedan organizar los países afectados. Tampoco se ha producido hasta ahora.

Este jueves estarán todos los líderes anteriormente citados estarán flanqueando a un Sánchez cada vez más débil a nivel europeo tras el rechazo de los ministros de Economía y Finanzas a Nadia Calviño como presidenta del Eurogrupo. Su gira por varios países reclamando apoyo a las ayudas sin condiciones del Fondo de Recuperación tampoco le ha dado los frutos que esperaba.

Los 22.000 euros que se destinarán a los gastos de transporte, alojamiento y manutención de todos estos mandatarios se llevan la gran mayoría del presupuesto destinado al acto, según indican fuentes gubernamentales. De hecho cifran en ese montante el presupuesto de la ceremonia de homenaje a las víctimas del coronavirus.

Quién no estará en el acto será Felipe González. El primer presidente socialista de la democracia ha declinado la invitación de su compañero Sánchez alegando «problemas de agenda que hacen imposible la asistencia». El resto de exjefes del Ejecutivo, como José María Aznar, José Luís Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy sí acudirán a la cita.

Un acto corto y sobrio

El Gobierno lo tiene todo listo para el acto civil que se celebrará este jueves, a las nueve de la mañana, en el Patio de la Armería del Palacio Real. Según fuentes gubernamentales se trata de un acto “sin precedentes” en nuestro país. En concreto, explican esas mismas fuentes, “el presidente encargó una ceremonia con novedades para despedir a los fallecidos y reconocer a los que han tenido que pelear más duro”.

El objetivo del Ejecutivo con el acto pasa por demostrar la “unidad de todos los poderes del Estado junto con la sociedad civil”. En la ceremonia intervendrán un hombre de Madrid que perdió a su hermano periodista, en representación de los fallecidos, y una profesional sanitaria de la Vall de Hebrón. El jefe del Estado, el rey Felipe Vl, será el encargado de cerrar el acto con su intervención.

El Gobierno ha elegido a personas de distinto sexo “para que todo el mundo se sienta representado”. También “se respetarán todas las religiones, invitando a los representantes de todas las confesiones”. Moncloa sostiene que se mantendrán todas las medidas sanitarias en un acto en el que participarán centenares de personas, entre ellas varios dirigentes europeos invitados por Sánchez, además de todos los presidentes autonómicos.

La vicepresidenta primera Carmen Calvo, junto con el secretario general de la presidencia Félix Bolaños, son los responsables de la organización del acto que tendrá una duración de unos cuarenta minutos. En el Gobierno afirman que, en la preparación de la ceremonia, se ha tenido una especial sensibilidad “conscientes de las circunstancias especialmente duras de no poder despedir a los familiares muertos durante la crisis”. Moncloa aduce “la obligación de sentir que los despedimos a todos, juntos, arropando a sus familias”.

Lo último en España

Últimas noticias