La ex presidenta prevaricadora del PSOE extremeño enchufa a su asistente en el chiringuito público Gisvesa

carmen-heras
Carmen Heras entre José Luis Rodríguez Zapatero y Guillermo Fernández Vara en un mitin del PSOE en Extremadura.

La ex presidenta del PSOE extremeño, Carmen Heras, también enchufó a su jefe de gabinete en el chiringuito público Gisvesa. Carmen Heras, condenada hace menos de dos años por prevaricación e inhabilitada para el cargo político, también aprovechó la empresa pública de la Junta de Extremadura para colocar a un cargo de su máxima confianza: Javier Sevilla de la Montaña.

Y es que, tras la condena a la ex presidenta del partido, Sevilla se quedaba en una situación laboral un tanto inestable. La solución fue rápidamente encontrada: un cargo en Gisvesa -como auxiliar administrativo-, la empresa pública que se encuentra en situación de quiebra tras haber enchufado a más de 20 cargos socialistas.

Hay que recordar que Heras, que además de líder del PSOE en esta región era alcaldesa de Cáceres, fue condenada por el Juzgado de lo Penal Número 2 de Cáceres a ocho años de inhabilitación para el empleo o cargo público por un delito de prevaricación administrativa. La condena se produjo tras probarse que se habían fraccionado los pagos con dinero público y eludido el concurso en la contratación del Festival Urban Screens de 2010, un espectáculo que buscaba promocionar la candidatura de Cáceres a la capitalidad europea de la cultura en 2016.

La colocación del jefe de gabinete de Heras es otro capítulo más de una interminable lista de enchufes donde el propio presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara ha aprovechado para colocar a su cachorro: José Antonio Pajuelo. Vara había intentado ya meterlo como gerente del Instituto de Consumo modificando las condiciones del cargo, pero el escándalo generado en su momento —2016— bloqueó las posibilidades de enchufarlo.

El líder socialista extremeño no cesó en su empeño y ha acabado colocando a su cachorro político en Gisvesa como coordinador jurídico en una empresa pública quebrada y arrasada por los más de 20 enchufes. Pajuelo es el delfín de Vara y fue ya su candidato a las primarias en Badajoz, votaciones que perdió. El primer intento de colocar al delfín de Vara pasó por la amortización del puesto de funcionario en el cargo de gerente del Instituto de Consumo de Extremadura (INCOEX). Vara lo cambió por un puesto de libre designación, de manera que abría la puerta a meter a Pajuelo.

El PP denunció en su momento el intento de Vara de colar a su delfín. Lo hizo en marzo de 2016. Vara tuvo que desistir de su intento. Pero no tardó mucho en buscar una solución. Y en agosto de 2016, su delfín ya tenía nuevo destino laboral: cómo no, en Gisvesa. Y con rango de coordinador jurídico.

Gisvesa se ha convertido así en todo un chiringuito de enchufes del PSOE. Porque el núcleo más cercano al secretario general, Pedro Sánchez, en la cúpula del PSOE también se ha beneficiado de las colocaciones en esta empresa pública extrema.

La última incorporación nacional a este chiringuito había sido la del recién casado marido de Belén Fernández, alto cargo directo de Sánchez en la Ejecutiva del PSOE. A los tres meses de casarse, como si se tratase de una dote, el marido ya fue enchufado en Gisvesa.

La larga lista de enchufados en Gisvesa

En Gisvesa ya han aparecido 19 cargos directos regionales y locales del PSOE; Ventura Sánchez Amor, el hermano del portavoz de Exteriores en el Congreso; y, ahora, el marido de una de las personas incorporadas personalmente a la Ejecutiva del PSOE por Pedro Sánchez: Andrés Licerán, concejal del PSOE en Cáceres, contratado como administrativo en Gisvesa desde agosto de 2016, y casado desde mayo de 2016 con Belén Fernández, también concejala en el Ayuntamiento de Cáceres, secretaria local del PSOE y miembro del máximo órgano nacional de los socialistas, la Ejecutiva federal del PSOE.

La ex presidenta prevaricadora del PSOE extremeño enchufa a su asistente en el chiringuito público Gisvesa

Belén Fernández es, de hecho, la secretaria ejecutiva de Cooperación al Desarrollo, una de las carteras de mayor auge dentro del Partido Socialista.
El marido fue contratado en Gisvesa sólo tres meses después de casarse. Todo un regalo de bodas que ha provocado ya que el PP haya solicitado la creación de una comisión de investigación por el escándalo Gisvesa.

Hay que recordar que, tal y como adelantó OKDIARIO, otro de los enchufados allí es Ventura Sánchez Amor, contratado en la empresa como auxiliar administrativo. Ventura es el hermano de una de las personas más influyentes en el área de Exteriores del equipo personal del secretario general de los socialistas: Ignacio Sánchez Amor, diputado y portavoz de Asuntos Exteriores del Grupo Socialista en el Congreso.

La empresa pública Gisvesa figura a cierre de 2017 en una situación de "quiebra" con un "agujero económico" que es un 330% superior al del ejercicio pasado. El PP ha solicitado hasta en seis ocasiones a la Junta de Extremadura, concretamente a la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, que informe de las contrataciones, encargos y encomiendas de gestión que se han estado realizando a Gisvesa.

Temas

Lo último en España