CiudadanOK prepara la manifestación del 9-S: “Aún queda memoria, dignidad, verdad y justicia”

CiudadanOK prepara la manifestación del 9-S: “Aún queda memoria, dignidad, verdad y justicia”

El reportero de OKDIARIO Cake Minuesa ya prepara la manifesación del próximo 9 de septiembre en Barcelona, frente al Molino (Paralelo), una marcha que busca denunciar que el “presidente del Gobierno ha pactado con personas y grupos que dan su apoyo a terroristas y a separatistas que pretenden, al fin, destruir España”, como afirma uno de los impulsores, José Manuel Opazo.

Cake Minuesa recuerda en este impactante vídeo escenas del último curso, como su conevrsación telefónica con el terrorista asesino del alcalde de Etxarri-Aranaz. Vicente Nazábal, miembro de ETA que le descerrajó cinco tiros en la nuca a Jesús Ulayar coge el teléfono y se encuentra al otro lado de la línea a CiudadanOK. "¿No te arrepientes de haberlo asesinado?". Evidentemente, no. Pero el etarra busca evasivas: "Mira, es que estás utilizando unos conceptos…"

Más adelante, Minuesa recuerda su visita a Tolosa, donde los herederos de ETA rindieron un homenaje a Txabi Etxebarrieta, el primer asesino de la banda, el pasado 2 de junio. Aquel día, el reportero de este periódico fue acosado, insultado y agredido por los proetarras. Sin embargo, la Ertzaintza, en lugar de protegerlo, se lo llevó agarrado del brazo para que no interpelara a quienes celebraban el 50º aniversario del asesinato de José Antonio Pardines.

Un mes después, el 1 de julio, Cake Minuesa estaba en Oñate. Allí, gran parte del pueblo fue en procesión, ataviados muchos de ellos con trajes regionales y dentro de muñecos de gigantes y cabezudos, al cuartel de la Guardia Civil. A gritar a la cara de los agentes del orden que se largaran del pueblo, y del País Vasco entero. A exigir la libertad de los matones de Alsasua.

Pero enfrente se encontraron con los familiares de las víctimas de ese cuartel, ocho guardias civiles vilmente asesinados por la banda terrorista ETA en los peores años de su existencia. Sus caras, impresas en grandes carteles, lamentablemente, no borraron la sonrisa de quienes recordaban a ETA con los mismos argumentos que utilizaban los terroristas… aunque, por suete, al menos ahora, sin armas.

Últimas noticias