Partido Popular

Cayetana recurre la multa de 500 € que le impuso el PP «por ser contraria a Derecho»

Cayetana
Cayetana Álvarez de Toledo.

La diputada del PP en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo ha presentado un recurso contra la decisión de su formación de multarla con 500 euros por romper la disciplina de voto, después de que votase en blanco en la elección de candidatos pactados por el PP y el Gobierno para el Tribunal Constitucional. Álvarez de Toledo pide al secretario general del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal Anaya, que «deje sin efecto la multa recurrida por ser contraria a Derecho».

Así lo explica la ex portavoz del PP en la Cámara Baja en su recurso interpuesto. Cayetana Álvarez de Toledo hace referencia en su escrito al artículo 67.2 de la Constitución Española, que afirma que «los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo».

«El precepto constitucional ha querido recordar a los partidos políticos que no pueden suplir al pueblo. Que los representantes de los ciudadanos son los diputados y senadores, a los que, por el hecho de serlo, la Norma Fundamental quiere asegurar un espacio crucial de libertad. La Constitución se erige así en garante de la libertad del Parlamento. En mítico y necesario límite a la tendencia expansiva de los partidos, que con la Constitución en la mano no podrán imponer sus directrices ni su voluntad de forma tan absoluta que la autonomía del parlamentario quede completamente orillada o incluso arrollada», argumenta la diputada del PP.

La ex portavoz en la Cámara Baja acusa también a la dirección del grupo parlamentario de su formación de haber infringido el artículo 79.3 de la Constitución, que recoge que «el voto de los diputados y senadores es personal e indeleble». «El Consejo de Dirección hace suya una interpretación contraria a la Constitución. Da por hecho que los diputados estamos sujetos a mandato imperativo siempre y en toda circunstancia, ¡¡incluidas las votaciones secretas!! Que no tenemos criterio ni margen alguno de la autonomía o libertad. Que sólo estamos para expresar con la voz o con el gesto -apretar botón verde, rojo o amarillo- las consignas de la dirección del partido. Que somos un ejército de clones sin conciencia, al servicio de cúpulas cada vez más cesaristas», señala.

«La jibarización del diputado, la supresión de su libertad y su total sometimiento a la disciplina partidista, es constitucionalmente inadmisible y deletérea para la salud parlamentaria», añade en su recurso.

«Existe una contradicción»

Por otro lado, Cayetana Álvarez de Toledo explica que la decisión de su formación en la Cámara Baja «no había sido definida previamente en una reunión plenaria de ese órgano interno, tal y como marcan los Estatutos».

La ex portavoz del PP asegura en este sentido que los Estatutos del grupo parlamentario de su partido «adolecen de vicios que impiden considerarlos una norma jurídica válida». «Estos Estatutos no han sido publicados de ninguna de las múltiples maneras que permiten asegurar el conocimiento de una norma jurídica, ni siquiera por sus destinatarios específicos, en este caso los diputados del grupo Popular», agrega.

Álvarez de Toledo defiende su voto en blanco en la elección de los miembros del Tribunal Constitucional acordados entre el PP, PSOE y Podemos porque estaba «en línea con el programa político de su partido, a favor de la independencia judicial y la despolitización de la Justicia».

«Nada, tampoco una multa, podrá convencerme de que existe una contradicción entre la defensa de la despolitización de la Justicia, medular en el proyecto del PP, y el voto en blanco a un acuerdo que politiza el Tribunal Constitucional», sostiene en su escrito.

Lo último en España

Últimas noticias