Ayuntamiento de Madrid

Carmena se ‘bunkeriza’ en Cibeles: olvida las asambleas abiertas a vecinos que celebraba cada mes

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha abandonado su iniciativa 'Un mes, un distrito' con la que visitaba mensualmente cada uno de los 21 distritos de la ciudad.

Cartel de la iniciativa 'Un Mes, Un Distrito' y algunas de las visitas. (Fotos. Madrid)
Cartel de la iniciativa 'Un Mes, Un Distrito' y algunas de las visitas. (Fotos. Madrid)

Las asambleas vecinales que convocaba Manuela Carmena cada mes en los distritos han caído en el olvido. El lema ‘Gobernar escuchando’ que adoptó la regidora ha quedado en saco roto. Ya únicamente hace visitas con asociaciones afines y sin convocar a todos los vecinos de los barrios.

Al comienzo de la legislatura prometió pasarse mensualmente cada uno de los 21 distritos madrileños para organizar asambleas con los vecinos. Tras completar una primera vuelta, el Ayuntamiento anunció a comienzos de 2018 "una segunda ronda de visitas", pero fue abandonada en octubre sin dar ninguna explicación y tras únicamente visitar menos de un tercio de los distritos.

Fuentes municipales del área de Coordinación Territorial, la concejalía que organizaba estas asambleas, se limitan a puntualizar que la última visita fue a Puente de Vallecas en octubre y que "no hay ninguna razón específica" para dejar de hacer estas reuniones abiertas a las intervenciones de los vecinos.

El Ayuntamiento ha dejado de hacer estas asambleas abiertas sin dar ninguna razón. Ya no se ha hecho en noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo. Quedan dos meses de mandato (abril y mayo) y todo apunta a que no se cumplirá con la intención de hacer la segunda visita a todos los distritos.

En los últimos meses Carmena ha hecho alguna visita a los distritos pero con asociaciones seleccionadas y sin convocar a todos los vecinos en un salón de actos y los concejales críticos de Ahora Madrid. Quiere así evitar las duras críticas de vecinos desilusionados con la gestión de Ahora Madrid que surgían.

A finales de 2017, el Consistorio hizo balance de la primera vuelta de ‘Un mes, un distrito’. Anunciaron que fruto de las intervenciones de vecinos anónimos se habían gestionado 500 quejas de las que un 62% se habían dado por resueltas.

Carmena iba acompañada del segundo teniente de alcalde y titular de la cartera de Coordinación Territorial, el concejal Nacho Murgui. Igualmente acude el edil presidente del distrito de turno. Se da la circunstancia que en los últimos meses se ha terminado de fracturar el grupo municipal de Ahora Madrid y 8 de los 20 concejales que respaldaron a Carmena en 2015 han roto y se presentarán en otra candidatura electoral (la coalición Madrid en Pie Municipalista).

La regidora solía recorrer en una tarde el distrito, habla con sus vecinos, con sus comerciantes, con diferentes asociaciones, con todo aquel que tenía algo que decirle. Posteriormente, se sometía a las preguntas de una asamblea ciudadana que siempre arrancaba igual: "No he venido aquí a hablar sino a escuchar".

Suciedad y transporte

Los vecinos daban fuertes reprimendas y alguna felicitación a Carmena en estos foros sobre muy diversos asuntos: la suciedad, la vivienda, los trabajadores municipales, el transporte público, etc. El Ejecutivo local sacaba pecho de que esta iniciativa era inédita en la historia municipal.

La alcaldesa en la visita al distrito de Tetuán. (Foto. Madrid)
La alcaldesa en la visita al distrito de Tetuán. (Foto. Madrid)

Una de las colaboradoras de Carmena tomaba nota de todo lo que se le planteaba para después buscar la solución: en la primera ronda se recogieron 472 solicitudes vecinales, que suman más de 500 si se suman los casos especiales de personas con vulnerabilidad social, informó Europa Press.

Frente al 62% de demandas solucionadas, están pendientes de valoración o resolución un 21%. Un 17% de las planteadas no proceden porque son competencia de otra Administración o porque ya existe en el Ayuntamiento el servicio o programa que se demanda. Algunos ejemplos de peticiones resueltas son el autobús directo de Barajas al Hospital Ramón y Cajal, la ampliación del comedor del centro municipal de mayores Manuel Alexandre (Ciudad Lineal) o los robos en colegios públicos de Carabanchel.

Antes de dar por finiquitada estas visitas, Carmena también resolvió casos personales como el de una vecina del distrito de Salamanca que llevaba seis años presentando documentación para obtener la licencia para instalar un ascensor o el cambio de una puerta de entrada al parque infantil Luca de Tena (Arganzuela).

El motivo de las quejas vecinales estaban dirigidas mayoritariamente a las juntas de distrito (18,56%); el área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo (14,65%); Medio Ambiente y Movilidad (14,33%), Desarrollo Urbano Sostenible (12,95%) y Salud, Seguridad y Emergencias (5,53%).

Aunque Carmena aseguraba que "callejaba" fuera de las calles principales, lo cierto es que, como afeaban muchos vecinos, el distrito "se ha limpiado especialmente porque se sabía que la alcaldesa iba a venir". Ante esto, el equipo de la regidora asegura que de forma improvisada la primera edil también acude "de incógnito" a los barrios sin que conste en la agenda oficial, en alguna ocasión incluso un sábado a las 7 de la mañana.

Lo último en España

Últimas noticias