Para Campuzano los letrados del Parlament "no cuentan" pero Rajoy debió "atender" al Consejo de Estado

Congreso
Carles Campuzano, portavoz del PDeCAT en el Congreso de los Diputados. (Foto: EFE)

El portavoz parlamentario del PDeCAT, Carles Campuzano, ha sido pillado en una contradicción más. Este martes se ha extrañado de que el Gobierno no atendiera el informe negativo del Consejo de Estado sobre la impugnación de la sesión de investidura en ausencia de Carles Puigdemont, y al mismo tiempo ha defendido como correcto que el Parlament desoyera a sus propios letrados en el mismo caso.

Así, Campuzano ha considerado "anómala" la decisión del Ejecutivo de Mariano Rajoy a la vez que aplaudía que la Mesa del Parlament desoyera las recomendaciones de sus letrados… hasta que Roger Torrent decidió, en la mañana de este martes, suspender el pleno de investidura.

En los pasillos del Congreso antes de la reunión de la Junta de Portavoces, Campuzano ha denunciado que a Puigdemont, "una persona que aún no ha sido condenada", no se le permita ejercer sus derechos como parlamentario electo, esto es, que pueda acudir a Barcelona —se encuentra huido en Bruselas—, participar en la sesión de investidura y ser reelegido presidente de Cataluña.

Es "inocente"

El independentista catalán ha defendido la inmunidad parlamentaria del expresident recalcando que ésta no se contrapone a la impunidad ante los tribunales. "Cuando corresponda, Puigdemont estará ante los tribunales, pero mientras no esté sentenciado ¿por qué no puede ejercer su condición de parlamentario electo siendo inocente?", ha insistido.

A su juicio, esta situación es una "anomalía" democrática, como lo es que el Gobierno no cumpla las recomendaciones del Consejo de Estado o la "extrañísima" resolución del Tribunal Constitucional impidiendo la investidura a distancia del candidato de Junts per Catalunya. "Debemos volver a la política y volver a la política de entrada es reconocer los resultados en términos democráticas del 21 de diciembre", ha comentado.

En este sentido, se le ha preguntado si le parece también anómalo que la Mesa del Parlament no cumpla los informes de sus letrados o que Puigdemont no comparezca ante la justicia. A este respecto, Campuzano se ha mostrado partidario de que las opiniones de los letrados del Parlament "se tengan en cuenta".

Ahora bien, ha recalcado que "cuando la política deja de existir y el choque de trenes se produce, los informes de los letrados no tienen valor". "Cuando volvamos a la política, los informes de los letrados quizá tengan valor", ha reiterado.

No hay un plan B a Puigdemont

Pese a todo, Campuzano se ha mostrado convencido de que, pese a la decisión del presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, de aplazar la investidura de Puigdemont, la mayoría independentista acabará encontrando "la fórmula adecuada" para que el ex president sea reelegido, conforme al compromiso alcanzado por Junts per Catalunya y ERC. "Hoy por hoy estamos en ese escenario; otras especulaciones no tocan", ha dicho.

En la misma línea se ha expresado su homólogo de ERC, Joan Tardà, quien tras recordar que Puigdemont "no ha sido inhabilitado", ha defendido que sigue siendo su candidato y que la decisión "sabia y acertada" del presidente del Parlament de aplazar su sesión de investidura no persigue otra cosa que "defender" los derechos de todos los diputados, incluido el ex president.

En este sentido, se ha mostrado convencido de que acabará habiendo Gobierno en Cataluña "contra todos y contra todo" y que es su voluntad de que éste lo presida Puigdemont. "Nosotros siempre hemos dicho que intentaríamos cuadrar el círculo, que significa tener Gobierno y a la vez hacer posible que Puigdemont sea presidente y Oriol Junqueras su vicepresidente", ha concluido.

Últimas noticias