Moción de censura Rajoy

Las bases del PP reclaman ya un congreso extraordinario para fijar candidaturas y la sucesión de Rajoy

pp
Vista general de la reunión la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, presidido por el presidente del Partido Popular y del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (Foto:EFE)

Las bases del PP exigen ya una renovación del partido. Reclaman un congreso extraordinario para fijar los nuevos candidatos a las elecciones autonómicas y municipales y para empezar a abordar la sucesión de Rajoy.

La salida de Mariano Rajoy del Gobierno no es tan pacífica como se pretende hacer creer. Las sedes territoriales de los partidos han empezado “a recibir infinidad de mensajes reclamando una renovación urgente que deje atrás los casos de corrupción y que permita regenerar de urgencia un partido con capacidad para ganar elecciones”, señala un responsable territorial del PP.

Las bases no entienden lo que ha ocurrido. No comprenden que se haya llegado a este situación y quieren una depuración rápida para dejar atrás esta etapa”, señala otro barón popular.

Las reclamaciones de las bases no son muy distintas de los planteamientos de algunos de los barones. Y es que en la primavera de 2019 el PP se enfrenta a su gran reto: las elecciones municipales y autonómicas. Una prueba de fuego a la que acuden sin saber, por ahora, los nombres de los candidatos, en medio de la salida del poder nacional y con un fuego cruzado en base a sentencias y acusaciones de corrupción que no permiten prever ningún resultado bueno para ellos.

Hay que convocar un congreso extraordinario de forma rápida. Ordenar la sucesión del propio Rajoy, aclarar su futuro y dar un rumbo definido al partido. Porque si no se hace así, corremos el riesgo de entrar en un enfrentamiento de familias, que sería lo peor. Y eso debe hacerlo Rajoy”, señala un alto cargo del PP.

Hoy por hoy, sin embargo, “los mensajes que recibimos afirman que Rajoy quiere seguir al frente del partido”, señala un barón regional.

Preocupación por las encuestas

La preocupación es lógica. Y es que las encuestas del PP –previas a la moción de censura– dan por muerto el bipartidismo y descuentan –con ello– una fuerte caída territorial del poder de los Populares: sólo sobrevive el bipartidismo en Galicia, Extremadura y Castilla-La Mancha. Los estudios que han recibido los populares en cada feudo regional muestran un vuelco electoral sin comparación. Y es que el esquema habitual por el que PP o PSOE se han disputado a lo largo de décadas las dos primeras posiciones en cada región sólo se mantendría en esas tres comunidades autónomas.

En el resto de territorios, Ciudadanos pasaría a ocupar uno de los primeros puestos. “El esquema es un vuelco radical. No sólo por la posición de C’s. Sino también porque al ser C’s un partido de centro, puede negociar a derecha e izquierda. Y eso significa que puede hacerse con muchas plazas sólo por ser el que puede negociar con PP y PSOE, mientras que para los otros dos la negociación es mucho más complicada“,  señala un miembro del PP conocedor de las encuestas internas.

Las tres comunidades, además, tienen una intrahistoria. En el caso de Galicia, la fuerza y asentamiento de Alberto Núñez Feijóo es la clave y reforzaría el papel del PP en ese territorio.

Pero en las otras dos comunidades –Castilla-La Mancha y Extremadura–, los gobiernos en estos momentos corresponden al PSOE con apoyo de Podemos. Es decir, que el Partido Socialista puede negociar con Ciudadanos para mantener el poder, o con Podemos. Lo cual, de nuevo, complica el esquema para los Populares, que sólo pueden negociar en la dirección de Ciudadanos.

El estudio ha sido ya comunicado a distintos cargos del PP, que comparten que la situación de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 2019 es muy complicada.

Lo último en España

Últimas noticias