Armengol no habló con el Gobierno de Sánchez pese a que la situación en Sant Llorenç era catastrófica

Sánchez-Rajoy
Pedro Sánchez, con Francina Armengol.

La presidenta balear, la socialista, Francina Armengol, no habló con el gobierno de Pedro Sánchez hasta que la tragedia en Baleares se había consumado.

Pese a que hacía horas que el torrente de Sant Llorenç se había desbordado, dejando el pueblo completamente inundado-en torno a las seis de la tarde- Armengol y el Ejecutivo socialista no tuvieron comunicación hasta horas después.

A las once de la noche, la propia presidenta informó a través de sus redes sociales de que acababa de hablar con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. Por entonces, ya se había confirmado un primer fallecido y varias personas estaban desaparecidas.

La gestión de Armengol se retrasó durante horas. Mientras por las redes sociales corrían ya las imágenes dramáticas en Sant Llorenç, la presidenta socialista acudía a una exposición organizaba por el rotativo catalanista ‘Última Hora’.

Armengol -que acudió acompañada de varios miembros de su Govern y del presidente del Parlamento balear, Baltasar Picornell, de Podemos-permaneció en el evento cuando las calles de esta localidad, de 6.000 habitantes, vivían un absoluto caos, con vehículos arrastrados y los vecinos atrapados en sus viviendas.

Armengol no se desplazó a la zona inundada, este miércoles- ya con nueve fallecidos-hasta que el presidente del Gobierno anunció su visita.

En declaraciones a los medios, Sánchez avanzó que este jueves el Consejo de Ministros aprobará dos informes, uno de Interior y otro de Administraciones Públicas, para comenzar la tramitación de la catalogación de zona catastrófica para el Levante de Mallorca.

Últimas noticias