Entrevista a la presidenta del PP Vasco.

Amaya Fernández: "Hay un riesgo de que se replique en Euskadi el proceso catalán"

Entrevista a Amaya Fernández, presidenta del PP Vasco.

Amaya Fernández lleva al frente de la Secretaría General del Partido Popular del País Vasco desde marzo de 2017. El presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, se fijó en ella porque reunía el perfil idóneo para la nueva etapa a la que se enfrentaba el PP en una comunidad electoralmente difícil para su partido.

Alonso buscaba una mujer, vizcaína, joven, competente, comprometida socialmente, íntegra, trabajadora y renovadora. Y la encontró en la Margen Izquierda, en el Ayuntamiento de Baracaldo. Dieciséis meses después Amaya, practicando una política sin complejos, ha logrado sacar al PP a la calle. La secretaria general se ha colocado en la primera línea de la defensa de las víctimas del terrorismo y, para ello, ha denunciado de manera sistemática los actos de enaltecimiento de los terroristas de ETA, ante los que otras formaciones como el PNV o el PSE mantienen silencio.

Amaya me recibe en su despacho de la sede del PP de Bilbao, en la céntrica Gran Vía. La puerta blindada de acceso a la delegación ‘popular’ sigue teniendo un espesor de muchísimos centímetros, pero las medidas seguridad ya nada tienen que ver con las de los años del plomo. Ahora se disfruta de una atmósfera más relajada y la seguridad está en manos de un vigilante.

La entrevista se realiza en el mismo despacho que años atrás ocuparan Carlos Iturgaiz o Antonio Basagoiti. Muy cerca allí, en una dependencia anexa, se conserva el teléfono por el que se recibió el aviso del secuestro de Miguel Ángel Blanco, en julio de 1997.

El asesinato del concejal de Ermua sirvió de acicate para que Amaya — acababa de cumplir 20 años— solicitara su ingreso en el PP. Aquella joven estudiante, que cursaba los estudios de Políticas y de Dirección de Empresas en la Universidad de Deusto, asumía aquella valiente decisión sin pedir permiso a sus padres. Dos años más tarde, ya era concejala en su pueblo natal de Baracaldo.

Diez años después Amaya responde las preguntas de OKDIARIO con aplomo y sinceridad, sin un papel encima de la mesa, como cuando defendió ante su partido la ponencia económica o como cuando se enfrentó en Andoain a los filoetarras que celebraban un homenaje a los asesinos de Joseba Pagazaurtundua.

"El independentismo sólo representa un 17%"

Amaya Fernández.-Nosotros tenemos que hacer más pedagogía entre los vascos para que puedan ver que somos el partido que más se parece a la sociedad vasca. Hoy todos los estudios sociológicos que se hacen en Euskadi ponen de manifiesto dos cosas que son incontestables: el respaldo de los vascos al autogobierno se encuentra en máximos históricos y el respaldo al proyecto independentista está en mínimos históricos.

El PNV ha elegido recorrer de la mano de Bildu el camino a la independencia y, por tanto, representar sólo a quienes se definen como independentistas en Euskadi, que son un 17%. El PNV ahora se está definiendo y nosotros tenemos la oportunidad de demostrar que somos el partido que representa a la sociedad vasca, a ese 77% que dice que se siente satisfecho con el autogobierno. Con la llegada de Alonso, el PP ha recuperado su mejora de ADN combativo y su mejor espíritu atlético.

Manuel Cerdán.- ¿Corre el País Vasco el riesgo de que se reproduzca el fenómeno de Cataluña?

A.F.- El PNV quiere construir una realidad social diferente en Euskadi. Por eso está recorriendo ese camino con Bildu. Creo que tenemos un claro ejemplo en Gure Esku Dago (“Está en nuestras manos”, en español), el hermano pequeño de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Hasta anteayer era un perfecto desconocido para los vascos y su capacidad de movilización era casi inexistente. Pero el PNV en los últimos meses ha permitido que sus principales líderes institucionales —el alcalde de Bilbao, el de Vitoria, el de San Sebastián, diputados generales— tengan presencia en las actividades de Gure Esku Dago e, incluso, en la última movilización la presidenta del Parlamento vasco tomó partido.

M.C.- Participó en esa cadena humana…

A.F.- Recibiéndoles a la puerta del Parlamento vasco. Están haciendo un intento de fabricar una realidad social distinta… Gure Esku Dago habla del derecho a decidir porque sabe que en estos momentos tiene mala recepción en la sociedad vasca el mensaje de derecho de autodeterminación. Emplean el lenguaje de manera torticera. Pero lo que realmente están defendiendo es el derecho de secesión, que no tiene encaje en la realidad jurídica española, pero tampoco en las constituciones de los países europeos de nuestro entorno.

"Si las empresas se van, no podremos recurrir a ‘Montoro'"

M.C.- ¿Pero existe un riesgo real?

A.F.- Sí hay un riego de que se replique el proceso catalán en Euskadi. En los documentos que está presentando el PNV, y que Bildu ha recibido con muy buenas sensaciones, lo que se está diciendo es que se somete el principio de legalidad al principio democrático. Eso es lo que ha ocurrido en Cataluña…

Amaya Fernández destaca que en el País Vasco las consecuencias económicas serían mucho más letales que en Cataluña.

A.F.- El concierto te obliga a ser autosuficiente. Me parece más peligrosa la independencia en el País Vasco que en Cataluña. Si las empresas se van nosotros no podríamos recurrir a ‘Montoro’. Tenemos un plus de peligrosidad. Nuestro sistema nos obliga a mantener un sistema de ingresos. Si las empresas se van, se nos cae el presupuesto de ingresos y no podemos acudir al apoyo de la Hacienda estatal… No tenemos los 5.000 millones del presupuesto general del Estado ni tampoco el FLA. Si las empresas se van, ¿con qué financiamos el estado del bienestar?

"El culto al terrorista sigue en nuestras calles"

M.C.- ¿Ve pronto en el País Vasco la colocación de urnas para un referéndum ilegal?

A.F.- El PNV ahora ve una oportunidad. Ve un Gobierno débil, un Gobierno que en la primera reunión que han tenido se ha hablado más de la dispersión de los presos de ETA que de los homenajes que se brinda a los etarras. En Euskadi estamos viviendo un periodo de posterrorismo. El culto al terrorista sigue presente en nuestras calles Y no sólo eso, sino que va in crescendo. En lo que va de año se ha producido un 17% más de homenajes a etarras en nuestras calles de lo que se produjo el año pasado… En el último homenaje vi a muchos jóvenes y muchos niños.

No se recibe en su pueblo al vecino que ha obtenido las mejores calificaciones en una carrera fuera de nuestro país, sino que a quien se recibe es a un terrorista que sale de prisión sin arrepentirse de su pasado criminal. Se le recibe con banda, con música… Con todos los honores. Y no se recibe a quien sale de la cárcel arrepentido de su pasado criminal.

Lo último en España