Tras la moción de censura

Abascal: «El PP ya no es la oposición, sólo quiere repartirse los jueces con el PSOE para poder protegerse»

La brecha que Pablo Casado creó con Vox durante la moción de censura a Pedro Sánchez está lejos de cerrarse. Santiago Abascal ha asegurado que el líder del PP profirió «agresiones políticas» hacia su partido y ha reconocido que no ha hablado con él, que no lo tiene «previsto» y que no tiene «ganas».

Abascal, en una entrevista en el Programa de Ana Rosa, ha defendido que, con su demoledor discurso, Casado «decidió dejar de ser una alternativa en España y romper puentes con el partido con el que puede formar Gobierno». Además añade: «Buscó los aplausos de la Sexta, Rufián, Sánchez y Lastra».

El líder de Vox cree que Casado «se sumó a la demonización y estigmatización de Vox» que hacen las fuerzas parlamentarias de izquierda pero ha querido lanzar de nuevo un mensaje de tranquilidad: «Los murcianos, andaluces y madrileños pueden estar tranquilos, Vox seguirá en la oposición y seguirá negociando con toda responsabilidad».

Abascal ha asegurado que «el PP se ha pasado al otro campo» pero que ellos no van a «generar zozobra a los españoles» porque no vienen «a la política para vengarse». Sus pactos no cambiarán, pero lo que sí «ha cambiado para siempre es su confianza en el señor Casado». «El señor Casado no es una persona de fiar en estos momentos», sentencia.

Preguntado por su famoso calificativo de «derechita cobarde», Abascal ha reconocido que cambiarán su discurso: «A partir de ahora vamos a retirar ese tipo de calificativos y ya no le vamos a llamar derechita, le vamos a llamar solo cobarde. Fue sorprendente ver que Casado con efecto retardado se sintiese tan ofendido por esas descripciones».

El líder de Vox tiene claro por qué el PP votó ‘no’ en su moción: «La situación procesal del PP con casos como ‘Kitchen’ necesitan pactar los jueces con el PSOE y para eso ha tenido que volar los puentes de la alternativa».

Su ‘no’ al toque de queda

Vox se ha mostrado completamente en contra del nuevo de estado de alarma decretado por el Gobierno de Sánchez para aplicar un toque de queda en todo el país menos Canarias. Abascal ha recordado que Vox recurrió «al Constitucional el anterior estado de alarma» porque pensaban que era «un estado de excepción encubierto».

Abascal ha denunciado que «el Constitucional no ha contestado sobre este recurso» y que «estamos en la indefensión más absoluta». Aun así, Vox volverá a recurrir al TC porque «el toque de queda es una medida del siglo XVI en un momento que necesitamos tecnología del siglo XXI».

«Votaremos ‘no’ al estado de alarma, creemos que es ilegal y que no puede aplicarse con el estado de alarma», ha defendido. Además, ha desglosado cuál es el plan de su formación para contener el virus: «La alternativa sanitaria que proponemos es controles en aeropuertos, PCR masivos, aislar a los enfermos, y proteges a los vulnerables».

Moción de censura

Abascal ha reconocido que en su moción de censura a Sánchez «hay cosas que han salido mejor de lo que esperaban». Cree que es «bueno que los ciudadanos vean la realidad»: «Estamos encantados de que el PSOE se retrate firmando con Bildu, con ETA, un documento para demonizar a Vox y que también se retratara Casado».

Abascal ha reconocido estar «dolido en el terreno personal por los ataques infames de Casado» pero no actuará «políticamente contra el PP sólo porque piense que ya no es de fiar». «He recibido una agresión personal y no voy a responder con otra», sasegura.

«Vox ha tenido que abrir sus sedes este fin de semana para recibir nuevos afiliados porque ha habido una avalancha. El PP ya no es la alternativa al gobierno socialcomunista cuando recibe el aplauso de Pablo Iglesias. El PP ya no es la oposición, el PP sólo quiere salvarse a si mismo, quiere repartirse los jueces con el PSOE para poder protegerse», sentencia.

Lo último en España

Últimas noticias