Podemos quiere amordazar a la Iglesia: exige castigos económicos si critica las leyes

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. (Foto: EFE)
Comentar

Podemos acaba de lanzar una campaña municipal para pedir que se castigue económicamente a la Iglesia si “invita al incumplimiento de leyes civiles”. La ambigüedad de la palabra “invita” deja abierto un espacio tan amplio que fuentes jurídicas de asociaciones católicas no han tardado en denunciar que la norma podría ser empleada para penalizar a la Iglesia en el momento en el que criticase cualquier ley, por ejemplo, la del aborto.

Y todo ello, pese a ser absolutamente obvio que quienes han pedido en reiteradas ocasiones -no “invitado a”, sino pedido- el incumplimiento de leyes hipotecarias, de orden público, de unidad de España, de respeto a templos, de símbolos, etc. han sido los miembros de Podemos.

La moción que plasma esta iniciativa será presentada por el partido Sí Se Puede Valladolid -marca blanca de Podemos- este próximo lunes en Valladolid. Y en ella se exige la retirada de “cualquier financiación y convenio con entidades que inviten al incumplimiento de leyes civiles democráticas”. Desde la Asociación Católica de Abogados Cristianos aclaran que tal y como se ha redactado esta moción “cualquier crítica a una ley podría ser valorada como una invitación al incumplimiento”, algo que, según su criterio, elimina la más mínima libertad de expresión.

En la moción se recogen también puntos como la retirada de los espacios de titularidad pública -por ejemplo las calles o plazas- de toda simbología religiosa. Tan sólo “aquella que signifique un bien patrimonial e histórico especialmente contrastado” podrá sobrevivir. Esa evaluación, por supuesto, la realizarían los equipos del Ayuntamiento.

La moción, además, recoge la prohibición de promover “ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo, excepto aquellos que constituyan un patrimonio cultural o artístico de interés reconocido, siendo todos los actos organizados por el Ayuntamiento de Valladolid exclusivamente de carácter civil”.

Los podemitas van a más y tocan abiertamente un tema económico: “Elaborar un censo de las propiedades adquiridas por instituciones religiosas mediante el sistema de inmatriculación desde 1946. Una vez publicado el censo de inmatriculaciones que actualmente está elaborando el Ministerio de Justicia y que afecta a las realizadas desde 1998, el Ayuntamiento de Valladolid iniciará los trámites de recuperación de propiedades inmatriculadas que pudieran ser consideradas patrimonio de la ciudad de Valladolid”.

El plan incluye intentar arrebatar bienes de la Iglesia en caso de que no se hayan inmatriculado en su momento

Básicamente, intentar arrebatar bienes obviamente de la Iglesia en caso de que no se hayan inmatriculado en su momento. Por último, Podemos reclama “campañas informativas dirigidas a toda la ciudadanía en el ámbito municipal, sobre el significado de la laicidad”.

Desde la asociación católica señalan que todos estos planteamientos van destinados a “restringir el derecho de los católicos a practicar la fe. A arrinconar la fe dentro de las sacristías”. Y añaden que el planteamiento de Podemos “repite varias veces que las creencias religiosas son un aspecto individual y privado, a pesar de que la Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce que también son un aspecto colectivo y público”.

La asociación subraya el sinsentido de que exija a la Iglesia que “no interfiera” en las fiestas populares cuando la mayoría de ellas están dedicadas a santos, y recuerda, por último, que la erradicación pretendida de los símbolos religiosos en espacios públicos va en contra de la jurisprudencia española y la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que admiten que los símbolos religiosos no son incompatibles con un Estado aconfesional.

Últimas noticias