Anova

Los socios de Podemos invitan a un acto al dirigente que dimitió tras ser acusado de violación

Los socios de Podemos invitan a un acto al dirigente que dimitió tras ser acusado de violación
Cesar-Cantalapiedra-interior

En el pasado mes de mayo, un miembro de la ejecutiva de Anova, partido que comparte con Podemos e Izquierda Unida la coalición En Marea, dimitió tras varias acusaciones vertidas en redes sociales de usuarias que aseguraban haber sido víctimas de abusos sexuales. Ahora, sin embargo, ha sido invitado a uno de los últimos actos del partido.

El pasado 25 de julio, B.B. —que así llamaremos a este ex dirigente para preservar su identidad al no tener denuncias comprobadas ante la Justicia— reapareció en un acto del partido gallego. Un encuentro que compartió con Xosé Manuel Beiras, portavoz nacional de la agrupación y otros asistentes.

B.B., además de pertenecer al partido nacionalista gallego, también formaba parte del núcleo duro de Xeira, una organización política de ideología comunista que se define a sí misma como marxista, leninista, feminista e independentista.

A raíz del hastag #cuéntalo, mediante el cual distintas usuarias de las redes sociales se decidieron a contar los casos en los que habían sido víctimas de abusos y violaciones, varias tuiteras hicieron pública su historia.

“Hace un año que dejé la militancia en Xeira por el abuso sexual de un camarada que estaba borracho. Unos meses más tarde, me enteré de que otra chicas ya habían dejado la militancia por razones similares”, contaba una de ellas.

A raíz de este mensaje, la ex militante de Xeira asegura haber recibido mensajes de otras mujeres que también fueron víctimas de B.B.

A pesar de haber dimitido hace meses, el ex dirigente de Anova parece no haberse desvinculado totalmente de la formación. Por el contrario, hace acto de presencia en los encuentros.

Apoyo a Emilio Cao

B.B. no fue la única presencia polémica del acto. Emilio Cao, el joven gallego que estaba siendo juzgado por presuntos delitos de desorden público, resistencia a la autoridad y agresión a un policía durante una manifestación en Madrid en el 2014, también estuvo allí.

El joven evitó entrar en prisión y fue apoyado desde el principio por los miembros de En Marea. La fiscalía solicitaba para él cinco años y ocho meses de cárcel y 600 euros de multa pero, finalmente, la condena fue de tres años y 200 euros de sanción.

Últimas noticias