España

Lo que quedaba por ver: Monedero será el ‘gurú’ de unas jornadas podemitas sobre ‘espiritualidad’

monedero-errejon-iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con Juan Carlos Monedero.
Comentar

Podemos celebrará el próximo 7 de abril una mesa redonda para hablar de la relación entre política y espiritualidad.

“Queremos cuestionar el cliché que vincula la espiritualidad a determinadas opciones políticas conservadoras y profundizar en los valores que aporta la espiritualidad a la construcción de la sociedad”, anuncian sus organizadores.

El acto es llamativo después de que Unidos Podemos registrase una iniciativa parlamentaria para pedir que se elimine de La 2 el programa dominical que emite la misa católica. La propuesta ha generado un sonado debate por el beligerante rechazo de la formación morada a la Iglesia.

Lo que quedaba por ver: Monedero será el ‘gurú’ de unas jornadas podemitas sobre ‘espiritualidad’

En el debate, organizado por el círculo ‘Podemos espiritualidad progresista’, participará las teólogas Enma Martínez y Pepa Torres, el concejal de Economía en el ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato-“apasionado por aquel revolucionario mensaje del sermón del monte del Evangelio”, se puede leer en la convocatoria-y Juan Carlos Monedero, al que en el cartel del evento se define como “buscador incansable”. 

“No sé qué biblia leen los que dicen que la espiritualidad no tiene nada que ver con la política“, defienden sus organizadores, en palabras del arzobispo anglicano, Desmond Tutu. El acto tendrá lugar en La Morada, la sede social de Podemos en Madrid.

El círculo Podemos Espiritualidad defiende que ésta es “la capacidad  de dialogar, escuchar la llamada del corazón y un instrumento de progreso, transformación y movilización social en orden a construir una sociedad más fraterna y justa para todos, especialmente para los marginados y los humillados”.

Podemos redobla el ataque a la Iglesia

Pese a ello, en los últimos días, Podemos ha redoblado sus ataques a la Iglesia católica, convirtiéndola en blanco de sus ataques. Además de la propuesta para que se retire la emisión de la misa, el partido ha presentado en el Congreso una propuesta para reclamar que la Iglesia devuelva al Estado algunos bienes inmatriculados, como por ejemplo la Mezquita de Córdoba.

El cambio de tono con los obispos no ha pasado desapercibido. “En las misas que se retransmiten por la cadena pública hemos podido ver cómo la jerarquía católica de nuestro país incitaba al odio a las personas homosexuales o hablaba del derecho al aborto como algo abominable”, llegó a decir la portavoz parlamentaria, Irene Montero.

En el caso de Monedero, el politólogo reclamó además una auditoría para conocer a qué se dedican los 250 millones de euros que todos los años recibe la Iglesia a través de la declaración de renta.

La ofensiva ha provocado un curioso efecto rebote, ya que la emisión de la misa fue seguida este domingo por 1.041.000 espectadores en su ‘minuto de oro’, una cifra que confirma de nuevo sus registros de récord. El pasado domingo, 13 de marzo, la Santa Misa ya consiguió un 21,3% de “share” y una audiencia media de 1.217.000 espectadores.

 

Últimas noticias