La réplica del PP a la ‘comisión Bárcenas’ del Congreso: una en el Senado sobre la corrupción de todos los partidos

La réplica del PP a la ‘comisión Bárcenas’ del Congreso: una en el Senado sobre la corrupción de todos los partidos
Los portavoces parlamentarios del PP, Rafael Hernando, y de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta.
Comentar

El Partido Popular se reserva un as en la manga en caso de que Ciudadanos se apoye en el PSOE para promover una comisión sobre su presunta financiación ilegal, la conocida como ‘comisión Bárcenas’: una comisión en el Senado, donde los populares tienen mayoría, que estudie la financiación de todos los partidos. En el PP consideran que ello podría disuadir a los socialistas, en tanto les obligaría a comparecer para explicar sus propios casos de corrupción.

No es una opción prioritaria, aseguran fuentes parlamentarias, aunque no se descarta. Todo dependerá en cualquier caso de los movimientos que en los próximos meses observen en PSOE y Ciudadanos. Según el Reglamento, para que se constituya una comisión en el Congreso se precisa de al menos dos grupos o 70 diputados. En el Senado, la propuesta debe partir de 25 senadores de dos grupos distintos, pero también puede ser a propuesta del Gobierno. Los populares creen además que esa iniciativa pondría en evidencia al PSOE y al resto de partidos si se niegan a aceptar una comisión sobre financiación porque pueda afectarles directamente.

La comisión sobre la presunta financiación ilegal del PP es uno de los puntos del acuerdo con Ciudadanos que sigue pendiente de cumplimiento. Este martes, los de Rivera trasladaron a los populares su propuesta para impulsarla conjuntamente.

“Transmito mi convicción de que PP y Ciudadanos vamos a presentar conjuntamente la solicitud”, dijo el portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta. Desde el PP, el secretario general del grupo, José Antonio Bermúdez de Castro, prometió “estudiarlo y llegar a un acuerdo”. No precisó qué tipo de acuerdo, ni tampoco cuándo podría producirse. 

En Ciudadanos son conscientes de que por sí solos no pueden impulsarla. Necesitan al PP o, en su defecto, al PSOE, que en agosto ya anunció una comisión para investigar la financiación de los populares, aún sin fecha para ser debatida en el Pleno.

Dejarlo en subcomisión

No obstante, la primera intención de los populares es convencer a sus socios de investidura de que ya existe una comisión sobre corrupción en el Congreso, y dentro de ella una subcomisión sobre la financiación irregular de todos los partidos, presidida por Toni Cantó, y donde también se investigará la del PP.

Por ello, los populares creen que lo más razonable es plegarse a esa subcomisión, y no abrir una nueva. Ello les supone indudables ventajas, porque ese formato no busca tanto dirimir responsabilidades como proponer reformas y medidas para evitar que los casos se repitan. Además, las comparecencias no son obligatorias y podrían celebrarse a puerta cerrada.

En otoño, como pronto

Según el acuerdo de investidura, la puesta en marcha de esta comisión debía producirse en los tres primeros meses de legislatura. Vencido el plazo, no parece que, aún previo acuerdo con el PSOE, se vaya a constituir en los próximos meses. Existe una regla no escrita en el Congreso por la cual no se deben tener abiertas dos comisiones de investigación al mismo tiempo, y en la actualidad ese es el escenario. En la Cámara conviven ya la de Fernández Díaz y la de la crisis bancaria.

Aunque desde Ciudadanos se alega que en ningún reglamento se impide una tercera, el PSOE no está muy por la labor. Teniendo en cuenta que la investigación a las cajas durará seis meses prorrogables, y la del exministro del Interior unos cuatro, la comisión sobre financiación no llegaría, como mínimo, hasta bien avanzado el otoño. Por entonces, el PSOE tendría ya nueva dirección.

División en el PSOE

La posibilidad de impulsar una comisión de investigación sobre la financiación del PP genera división en el PSOE. Algunos diputados, como Margarita Robles, han considerado poco adecuado abrir en este momento una comisión cuando el asunto ya es objeto de investigación judicial. 

En el PP se asume que si la comisión llega al Congreso no tendrán opción para desactivarla, porque no cuentan con mayoría parlamentaria y un pacto de la izquierda lo haría imposible. No obstante aseguran también que no tienen nada que esconder. “Ninguna formación ha dado tantas explicaciones como nosotros”, consideran. Exigen por ello la misma responsabilidad a todos los partidos, y piden que comparezcan sus tesoreros.

“Si hay unas cuentas que todo el mundo se conoce son las del PP”, defendió este martes el coordinador general, Fernando Martínez-Maíllo. 

 

 

 

 

Últimas noticias