AVE La Meca

Renfe sitúa a un joven ingeniero al frente del AVE a La Meca con la amenaza de pérdidas millonarias

Renfe toma el mando este jueves del proyecto del AVE a La Meca al iniciarse la fase de explotación de la línea

Isaías Táboas, presidente de la operadora, sitúa a Armandino Fombella al frente del proyecto

Las previsiones de demanda iniciales, 60 millones de pasajeros al año, se han quedado obsoletas y amenazan la rentabilidad del contrato

Renfe sitúa a un joven ingeniero al frente del AVE a La Meca con la amenaza de pérdidas millonarias
Uno de los trenes que recorrerán la línea saudí, fabricados por Talgo.

Renfe toma el mando del AVE del desierto, que unirá las ciudades santas de La Meca y Medina en Arabia Saudí, el mayor proyecto internacional liderado por empresas españolas. Este jueves 11 de octubre se inicia la explotación comercial de la línea y el operador español ha dado todo el poder a Armandino Fombella, un joven ingeniero que tiene el reto de evitar pérdidas millonarias para la compañía por la sobre estimación de la demanda que se hizo al principio del proyecto.

Un portavoz de Al Shoula, el consorcio de doce empresas españolas que ganó el contrato en 2012 por más de 6.700 millones de euros, ha confirmado el nombramiento de Fombella. "Se trata de darle contenido a una empresa que ya estaba constituida, Saudí Spanish Transport, y al frente estará Armandino Fombella", explica.

La decisión ha creado malestar en los trabajadores de Renfe desplazados a Arabia durante estos años por la incertidumbre que genera para su futuro poner en marcha una nueva empresa que podría apearles del proyecto en el que llevan trabajando años. Esta empresa tendrá un número dos nombrado por la monarquía árabe.

Fombella es un ingeniero de Gijón de poco más de 40 años que trabajó en el Puerto de esa ciudad y que el anterior presidente de Renfe, Pablo Vázquez, colocó en el proyecto saudí en 2014, tras la llegada también a la operadora de la polémica Berta Barrero -ahora en Indra-Era consejero del consorcio.

Pérdidas millonarias

Fombella tendrá el reto de afrontar la amenaza que supone para Renfe la sobre estimación de la demanda que se hizo al principio del proyecto. En 2012, en unos informes en los que participó Julián García Valverde, ex presidente de Renfe con el PSOE y ex ministro socialista, y bien relacionado con la Casa Real, se estimó una demanda de 60 millones de personas.

En función de esa demanda se pidieron 36 trenes a Talgo y se han construido tres gigantescos hangares para el mantenimiento de los vagones. El problema es que ahora informes internos de la operadora sitúan la demanda en entre tres y cinco millones de pasajeros al año. De hecho, el consorcio ha pedido un nuevo informe a la consultora holandesa Royal Haskoning. Las pérdidas de la explotación de la línea, que tiene por contrato Renfe durante diez años, pueden ser muy elevadas.

De momento, los inicios no han sido buenos. A los constantes retrasos en la puesta en marcha de la línea -algo normal dada la magnitud de la obra- se une que la venta de los primeros billetes no se está produciendo con normalidad.

Las quejas en las redes sociales por el mal funcionamiento de la venta por internet son constantes. Se trata del sistema propio saudí puesto que el de Indra se retrasará "unas semanas", como adelantó este diario, después de que "el cliente pidiera nuevas funcionalidades a nuestro sistema", explican.

Lo último en Economía

Últimas noticias