Motor

Renault presiona a los sindicatos para que firmen ya el convenio: peligra la llegada de dos modelos

Renault esquiva un nuevo ERTE: plantea 15 días de flexibilidad por la caída de la producción en Sevilla
Renault

Las plantas de Renault en España encendieron todas las alarmas con la presentación del nuevo plan estratégico de la firma del rombo -‘Renaulution’- para hacer frente a la crisis del coronavirus. No obstante, el presidente del fabricante automovilístico galo, Luca de Meo, ha dejado claro que la nueva hoja de ruta es buena para las plantas españolas ante la «posible» llegada de dos nuevos modelos, que dependerán directamente de la competitividad de las factorías -Valladolid, Palencia y Sevilla-.

Ante este escenario, fuentes conocedoras de la situación han explicado a OKDIARIO que el fabricante galo ha elevado la presión al comité de empresa para cerrar las condiciones del nuevo convenio colectivo -que tendrá vigencia durante los dos próximos años- con el objetivo de garantizar la competitividad en las cuatro factorías, ya que de ella depende la adjudicación de nuevos modelos vitales para garantizar el empleo y la continuidad de la plantas en España.

«Hay que cerrar el acuerdo cuanto antes y agilizar las negociaciones del convenio colectivo con la parte sindical para garantizar la competitividad de las cuatro factorías con el objetivo de optar a los productos que ha anunciado Renault en la presentación del nuevo plan estratégico con un total de 24 nuevas adjudicaciones en factorías de todo el mundo», explican.

En concreto, el próximo 21 de enero tendrá lugar un nuevo encuentro entre la dirección de los trabajadores y el comité de empresa, en el que intentarán acercar sus posturas -alejadas desde el inicio de las negociaciones por las propuestas irreales del comité de empresa-.

Vuelta a las negociaciones 

Tras conocerse que Renault podría adjudicarse el ensamblaje de dos nuevos modelos, el comité de empresa ha accedido a reiniciar las conversaciones -paradas por que la compañía no dejaba claro el futuro de la factorías- pero ha puesto como condición insalvable para llegar a un acuerdo que exista una adjudicación efectiva de las inversiones anunciadas. Es decir, que no sea solo una posibilidad a la que se podría acceder a posteriori.

En concreto, la compañía ha puesto encima de la mesa la posibilidad de que la planta de Montaje de Valladolid reciba la adjudicación de un nuevo vehículo del segmento B y un nuevo producto en Motores, mientras que la factoría de Palencia podría recibir una nueva plataforma del segmento C. Unos modelos que podrían estar en riesgo si Renault España no garantiza la competitividad de sus factorías en los próximos meses.

Ante la presión del fabricante automovilístico galo, CCOO ha anunciado que retomará la negociación del convenio colectivo ante la posibilidad de la llegada de nuevos modelos para las factorías del grupo en España en los segmentos B,D y, sobre todo, C: «Nuestros productos en España están situados en dichos segmentos, por lo que se trata de una buena noticia para el empleo en nuestras fábricas y sirve para retomar las negociaciones».

«Es necesario seguir preservando la alta competitividad que tienen las plantas de la compañía en España», explican con una apuesta clara por la fabricación de un vehículo nuevo en la planta de montaje de Valladolid; la familia de versiones derivaras del nuevo Kadjar en la de Palencia, un motor nuevo para la planta de Motores de la capital vallisoletana, una caja de cambios para la de Sevilla -que ha reducido un 50% su producción en el mes de enero ante la falta de pedidos por el parón del mercado europeo- , y el mantenimiento y la potenciación de la ingeniería en todas las plantas del fabricante automovilístico galo.

No obstante, el sindicato CGT se niega a aceptar la propuesta de la dirección de la empresa y se olvida de que esta en juego tanto la llegada de nuevos modelos como la competitividad de las factorías. «Este acuerdo supedita al resultado de la negociación colectiva la adjudicación de actividad industrial para los próximos años», critica el sindicato hasta calificarlo de «un chantaje en toda regla».

‘Renaulution’

Una serie de adjudicaciones que entra en el marco del nuevo plan estratégico -‘Renaulution’- de la compañía con el que pretende registrar una reducción de sus costes fijos de 3.000 millones de euros en los próximos cinco años por los efectos de la crisis del coronavirus.

En concreto, Renault pretende reducir sus costes fijos en 2.500 millones de euros hasta 2023, mientras que para 2025 espera que se hayan reducido en hasta 3.000 millones, cifra superior a la anunciada el pasado mes de mayo, cuando dijo que el fabricante disminuiría sus gastos en 2.150 millones hasta 2023. Un recorte con el que el fabricante automovilístico galo quiere lograr más de un 3% de margen operativo con alrededor de 3.000 millones de euros de flujo de caja libre entre 2021 y 2023.

Lo último en Economía

Últimas noticias