Mercado del arte

El mercado del arte en Internet crece a pesar de las dudas que genera

Arte
Subasta de arte en Sotheby's London (Fuente: Getty images)

Aunque las cifras de ventas digan lo contrario, el mercado del arte online sigue teniendo largas sombras de duda tal y como apuntan muchos expertos. La falta de transparencia en la información, especialmente con los precios de venta de las obras se está convirtiendo en una barrera, tal y como apuntan en The Art Market.

Los nuevos compradores que se meten a comprar arte para invertir, están acostumbrados a comprar en la red todo tipo de productos y una de las señales identificativas es la transparencia total. Es decir, sabes exactamente lo que compras, a cuanto lo compras y cómo es. Por ello, analistas se atreven a calificar como enigmático el mercado del arte en la red pues es evidente que aunque cada vez se registran más ventas, se encuentra inmerso en un proceso de asentamiento hasta definir cómo será finalmente.

Hay que recordar, que las grandes casas de subastas internacionales, tras un periodo de incredulidad, decidieron dar el paso y tanto Christie´s como Sotheby´s tienen sus propias plataformas. También es justo recordar, que las grandes piezas siguen saliendo en subastas presenciales aunque la influencia de las redes sociales permiten multiplicar los potenciales pujantes en todo el mundo. Mas, cuando un porcentaje importante de los nuevos ricos del planeta surgen en lugares recónditos que igual no tienen la capacidad de viajar o desplazarse para conocer lo que les ofrece la inversión en arte.

La última estimación realizada por analistas como Hiscox hablan de un negocio de 4.000 millones de dólares pero alertan de que sí se ha percibido una ralentización (un 5% a la baja) con respecto a las ventas realizadas por ejemplo en 2017. Mirando el histórico sí vemos el avance, pues en 2013 apenas se vendía en todo el mundo arte online por valor de 1.500 millones de dólares. Sí que se registra cierta fidelización en aquellos que ya han comprado vía internet, pues un 74% en los últimos 12 meses ha decidido volver a invertir en arte. También se habla de un cierto lucro cesante al afirmar los expertos consultados, que si no hubiera esa opacidad en los precios que se denuncia se podía haber registrado un crecimiento del 15%.

También es importante destacar el escalado. Es decir, cada vez hay más gente (25% frente al 21% anterior) dispuesta a gastar más de 5.000 euros en una obra de arte comprada a través de la red. Algo que por supuesto, ayuda sobre todo a los artistas noveles que encuentran en internet el escaparate ideal para promocionar su obra.

Analistas de The Art Market consultados por este periódico recuerdan que lo que piden los compradores de arte online (tanto los nuevos como los fieles) es que el mercado del arte se adapte a los estándares de transparencia de otros mercados. En primer lugar, la calidad de la oferta. Esta condición es imprescindible para el 94% de los compradores (dicho valor alcanza el 95% en las franjas de edad “under 35”). A este propósito, cabe destacar que para un 84% de los compradores más indecisos el poder acceder a un informe sobre las condiciones de las obras y un certificado de autenticidad podría acelerar el proceso de compra.

El segundo elemento es el de la transparencia de los precios. El 89% de los compradores afirma que es éste el criterio principal que les ayuda a elegir si realizar la compra o no (el 90% en el caso de los nuevos compradores). Muy deseada es también la posibilidad de utilizar herramientas que permitan comparar los precios, como en otros mercados online.

El tercer elemento es la expectativa de un servicio logístico cada vez más completo y rápido. En particular, los coleccionistas más jóvenes (acostumbrados al modelo de compra online de Amazon Prime) esperan encontrar una “experiencia de compra” de alto nivel, con gran claridad en términos tanto de costes como de modalidades de envío de las obras. El 77% de los compradores afirma que la presencia de una información clara y unas garantías sobre la devolución de los pedidos fomentaría una aceleración en la decisión de compra.

Lo último en Economía