Mercados

Los inversores sacan 59.000 millones del Ibex desde la llegada al Gobierno de Sánchez

moción de censura
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. (Foto: Francisco Toledo).

Santander, Telefónica, BBVA o Inditex pasan por un mal momento en bolsa

El factor político, que no es el único que está cotizando, penaliza a las grandes

La caída de la bolsa española se ha acelerado tras la moción de censura de Pedro Sánchez culminada con éxito el pasado 1 de junio. En concreto, los inversores han retirado 59.000 millones de euros del Ibex 35 desde esa jornada en la que se certificó el cambio de gobierno a mitad de legislatura, por primera vez en las cuatro décadas de democracia española. De hecho, según cálculos realizados por este periódico, el selectivo español, que ya había caído un 4,46% entre enero y ese principio de junio, ha acelerado su desplome añadiendo otro 4,4% en los apenas 3 meses que lleva el nuevo Ejecutivo del PSOE apoyado por Podemos y por los nacionalistas periféricos e independentistas.

Según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME) recogidos por OK Diario, la capitalización bursátil del Ibex 35 a cierre del 31 de mayo era de  532.000 millones frente a los 473.000 que capitaliza actualmente. Son varios los motivos para esta fuga de fondos, pero según los analistas consultados el factor político está siendo determinante, por el miedo de los inversores a un Ejecutivo que aumente los impuestos a las empresas como ha anunciado públicamente, pero también por la propia inestabilidad que genera para los analistas un Gobierno apoyado por nacionalistas a favor de referéndum y de la ruptura constitucional.

Especialmente preocupante es que la salida de fondos se está produciendo sobre todo en las grandes compañías, esas 5 o 6 ‘clásicos’ del Ibex y de la economía española que ponderan aproximadamente la mitad del selectivo y tienen la capacidad de hacerlo levantarse o hundirlo. Y sus datos en estos últimos 100 días son muy malos. El día de la moción exitosa Banco Santander valía 4,6 euros por título y ahora está a 4,23, un 8% menos. Peor le ha ido a BBVA, que de 5,84 euros por acción ahora vale 5,13, un 10,4% menos. Todos ellos arrastran sus propios problemas, entre ellos su exposición a países que están sufriendo devaluaciones (BBVA a Turquía con Garanti, Santander a Brasil con su devaluado real), la mala situación del sector bancario europeo en general (con noticias de última hora como el anuncio de HNA de que prepara una desinversión importante en Deutsche Bank, del que posee un 7%) y también el riesgo político, riesgo que ya cotizaba antes de producirse la moción, cuando la banca perdió 16.000 millones justo antes de la censura a Mariano Rajoy.

Pero si preocupante es el caso de la banca, no lo es menos el de otras históricas compañías del Ibex como Telefónica, que desde la marcha del PP del Gobierno ha caído un 10,7% al pasar sus acciones de 7,55 euros por acción a 6,74%. José María Álvarez Pallete, su presidente, ya ha convocado un ‘investors day’ para explicar a los fondos de inversión las bondades de su plan estratégico.

También es llamativo el caso de otro gigante, Inditex, la compañía gallega que es quizá una de las menos dependientes de la regulación tanto en España como en otros países, y que a pesar de tener una cartera diversificada por países, una capacidad tecnológica que la hace ser líder de su sector y una gestión altamente profesionalizada desde hace muchos años, ha caído un 7,4% y se encuentra en mínimos desde 2015. El 27 de agosto inició una caída que la ha llevado a perder casi 3 euros por acción.

Por terminar con el ‘top five’, Iberdrola es la única compañía de las 5 grandes del selectivo por capitalización cuyas acciones están más caras ahora que el día que triunfó la moción de censura. Si ese día valían 6,07 euros ahora valen 6,30, es decir han subido un 3,78% en este periodo.

Lo último en Economía