Los inversores extranjeros doblan su apuesta por Madrid y vuelven a dejar de lado a Cataluña

Madrid
Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid (Foto: CAM)

Los inversores extranjeros han elegido la Comunidad de Madrid para traer su capital en 2016, ha atraído concretamente 10.970 millones de euros, un 6,3% más que un año antes. Por ende, la inversión en Cataluña ha descendido un 1,3% hasta los 4.587 millones de euros. La cruzada de Carles Puigdemont por conseguir la independencia de España y la inseguridad jurídica que genera son dos de los ingredientes que están haciendo que el capital extranjero salga sin contemplaciones año tras año.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, no ha dudado en sacar pecho por los datos que ha dado el Ministerio de Economía. El capital inversor foráneo ha preferido Madrid a Cataluña, la segunda comunidad que más inversores ha recibido.

Sin embargo, Madrid ha conseguido doblar en inversión extranjera a Cataluña: 10.970 millones frente a 4.587 millones de euros. Es más, curiosamente la región madrileña ha conseguido casi la misma cifra que la catalana en un solo trimestre. De hecho, casi calcan la cifra, solamente de octubre a diciembre de 2016 Madrid recibió 4.880 millones de euros, la mayor cifra desde 2011.

El impuesto de sociedades es común en todas las comunidades autónomas y está fijado en el 25%, sin embargo, existen otros gravámenes de carácter autonómico y municipal que influyen en la decisión de llevar o traer la sede social a uno u otro punto de España, según explica a OKDIARIO el economista Javier Santacruz. No obstante, el experto explica que es relativamente sencillo tener la sede social en un punto de España e invertir en otras partes del territorio. "Situar la sede no es tan importante como situar tu negocio", señala.

Desde la Asociación Española de Asesores Fiscales (Asefiget), Ricardo Perpiñán explica a este periódico que si se elige entre Madrid y Cataluña es porque la presión fiscal en la región de Cifuentes es "infinitamente más baja, no solo para las empresas extranjeras sino también para las nacionales". Y añade: "No cabe la menor duda de que esto es un factor a favor de Madrid".

Además, el portavoz de Asefiget, ha explicado que existe una pretensión por parte del Gobierno central de homogeneizar la presión fiscal, un hecho en el que no confía que consigan. ·"Las comunidades tienen algo que decir y siempre querrán que la riqueza se quede en sus regiones", señala.

Por su parte, fuentes cercanas al Ejecutivo regional, han explicado a este periódico que ha habido dos factores clave para aumentar la inversión extranjera: el porcentaje de capital extranjero que se ha quedado sin asignar y el ‘bombazo’ inversor en el cuarto trimestre de 2016.

En Cataluña la inversión extranjera ha sido de casi 5.000 millones de euros, sin embargo, lo que supone más de un punto porcentual menos que en 2015. El desafío independentista de Puigdemont (y sus socios en el Gobierno) y las trabas de Ada Colau a las inversiones hoteleras están dando la puntilla a la llegada de capital extranjero. Cada año resulta una región menos atractiva de cara a crear riqueza.

Según datos de Economía, la inversión extranjera en Cataluña menguó un 53% hasta los 552 millones de euros en el tercer trimestre de 2016, mientras que Madrid recibió un 12% más hasta los 2.336 millones.

El consejero de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Jordi Baiget, ha querido quitar hierro a la caída de la inversión. Ha señalado que "2016 fue el segundo mejor año en los registros históricos, y ha insistido en que hay unos 4.400 millones que Economía no asigna a ninguna comunidad en concreto, "cuando parte de ellos deberían imputarse a Cataluña". 

Según un informe de Convivencia Cívica Catalana, el comportamiento de los inversores internacionales en Cataluña revela “una significativa percepción de incertidumbre y riesgo”. Y añaden que probablemente se debe a la inestabilidad política derivada del insistente proceso soberanista, “a la que debe añadirse el impacto negativo de factores impositivos y regulatorios”.

Desde que comenzó la crisis financiera mundial de 2008, en Madrid se concentra el 57,2% del capital foráneo frente al 16,9% más de Cataluña. Esto se debe, según las mismas fuentes, al entorno de amable como las facilidades fiscales, jurídicas y otros aspectos como la libertad de horarios. Cabe destacar que, según Afi, la libertad de horarios comerciales en Madrid ha creado un total de 15.500 empleos para la comunidad madrileña y una recaudación de 1.107 millones de euros a las Arcas Públicas.

Desde la misma organización señalan, además, que la tendencia en 2016 ha sido fundamentalmente la espantada de capital extranjero de Cataluña.  

Los inversores de los dos países más relevantes de la zona euro: Francia y Alemania, han reducido su volumen invertido en la región liderada por Junts pel Sí en un 70% y 83%, respectivamente en el tercer trimestre de 2016, mientras han incrementado en el mismo periodo de tiempo sus inversiones en Madrid en un 67% y 28%.

Además, critican duramente la gestión que está haciendo Puigdemont, creen que es incapaz de sacar leyes adelante por “su dependencia de un grupo radical y anticapitalista como la CUP o los riesgos económicos y políticos inherentes a una hipotética secesión no son las mejores tarjetas de presentación para atraer a nuevos inversores”.

Baiget insiste en subrayar que la supuesta afectación del proceso soberanista a las inversiones en Cataluña es "rotundamente falsa".

Lejos de calmar los ánimos, desde el Gobierno de Puigdemont sigue ‘erre que erre’. Tanto el presidente como su socio Oriol Junqueras insisten en poner urnas para llevar a cabo una consulta que, a todas luces, viola las normas de una Constitución sobre la que se juran los cargos institucionales. De hecho, este mismo fin de semana ambos mandatarios han vuelto a amenazar con “hacer lo indecible para que los ciudadanos de Cataluña puedan votar en 2017”.

Lo último en Economía