ASG

La inversión sostenible en España superó a la tradicional en 2020 al alcanzar los 345.314 millones

inversión sostenible España
Inversión ASG.

La inversión sostenible, aquella relacionada con aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ASG), superó en 2020 primera vez a la tradicional en España al alcanzar los 345.314 millones de euros en 2020, lo que supone, además, un crecimiento del 21% respecto al año anterior, “en un momento todavía complicado de mercado”, según el estudio anual de Spainsif.

Los datos aportados en el “Estudio Spainsif 2021: La inversión sostenible y responsable en España”, apuntan que de esos 345.314 millones en activos ASG comercializados en España, 228.551 millones de euros correspondientes a entidades nacionales y 116.763 millones a organizaciones internacionales, lo que supone el 54% del mercado local, que por primera vez es mayoritariamente sostenible, y el 98% del mercado internacional, más avanzado en esta materia.

Los activos ASG nacionales aumentaron en un 10% con respecto a 2019, mientras que los internacionales lo hicieron en casi un 50%.

Atendiendo a las estrategias, la integración, es decir, la aplicación de criterios ambientales, sociales y de buen gobierno, junto con el análisis de rentabilidad y riesgo de las carteras, se alza como la más utilizada, con un 45% de los activos, que alcanzan la cifra de los 154.433 millones de euros.

Las exclusiones, es decir, evitar inversiones, actividades, sectores o incluso regiones del universo de inversión, ascienden a 64.039 millones de euros en 2020 como estrategia única (el 19% del total de activos ASG).

Los activos gestionados bajo la estrategia de selección de acuerdo con el cumplimiento de estándares internacionales y normas basadas en criterios ASG, lo que se conoce cono screening, suman 44.991millones de euros, lo que supone el 13% del reparto total. El activismo accionarial a través del diálogo activo y el del derecho a voto alcanza el 9% de los activos en 2020, con 30.399 millones de euros.

La inversión de impacto, definida como aquella realizada con intención de generar un beneficio social o ambiental, medido y comunicado, además de rentabilidad para los inversores, alcanza en 2020, según los datos proporcionados por las entidades encuestadas, 32.699 millones de euros, un 9% de los activos totales.

La estrategia best-in-class, basada en la selección positiva de aquellas entidades con mejor desempeño dentro del universo de inversión, solo alcanza el 3% del total de activos gestionados, 11.909 millones de euros. Por su parte, los fondos temáticos alcanzan los 6.845 millones de euros, un 2% del total,

En cuanto a la tipología de activos ASG, la renta fija representa el 30%, seguido de la renta variable, con el 26%. Continúa aumentando el peso de los bonos verdes y los bonos sostenibles, y el peso de la renta fija disminuye por tercer año consecutivo, aunque no en porcentajes significativos.

Por otro lado, la inversión minorista aumenta hasta el 21%, desde el 19% del año anterior debido a la aparición de nuevos productos ASG enfocados a ese perfil. Los  principales inversores institucionales son mutuas y compañías de seguros, fondos de pensiones de empleo, fundaciones y organizaciones benéficas.

De los PRI al SFDR

El estudio también refleja que el 75% de las entidades participantes en el estudio en 2020 es signataria de los Principios para la Inversión Responsable (PRI), además de seguir sus propias directrices de gestión. Adicionalmente, el 48% declara estar adherido a algún estándar ISR.

En una primera aproximación al reparto por artículos en base al Reglamento de Divulgación o SFDR por sus siglas en inglés, 3.284 fondos se encuentran bajo el Artículo 6, el 68% del total; 1.397 fondos son relativos al Artículo 8, el 29%; y 179 fondos, el 4%, bajo el Artículo 9. Los encuestados siguen identificando la legislación como el principal factor para el desarrollo de la inversión socialmente responsable en los próximos años.

Lo último en Economía

Últimas noticias