Indicador Sintético de Actividad (ISA)

El Gobierno saca 6 meses tarde el indicador para prever las crisis tras una información de OKDIARIO

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Digitalización, Nadia Calviño.
La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Digitalización, Nadia Calviño.

El Gobierno, concretamente el Ministerio de Asuntos Económicos que dirige la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ha publicado con casi seis meses de retraso -desde el 31 de julio no lo hacía- el Indicador Sintético de Actividad (ISA), que es la estadística que servía para adelantar cuál es la tendencia del Producto Interior Bruto de forma anual y trimestral. Servía, en pasado, porque ya no sirve para ello.

El problema es que este indicador del tercer trimestre se ha publicado después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ya haya publicado su dato provisional del tercer trimestre, por lo que su función que desempeñaba el ISA -ir adelantando mes tras mes la evolución trimestral de la economía y los posibles giros económicos- se ha perdido.

El departamento encargado de elaborar esta estadística que lidera los “indicadores sintéticos de la economía española” tenía asignado en el periodo 2017-2020 un montante de 99.520 euros.

Sin embargo, esta estadística sigue siendo en teoría importante para el Gobierno si se tiene en cuenta que este dinero aumentará un 7,6%, hasta los 107.150 euros, para el periodo 2021-2014. Aunque la estadística se haya llevado meses sin estar disponible en la web del Ministerio.

Es decir, que pese al olvido de casi 6 meses de la publicación del indicador en plena pandemia -cuando más se necesitan mecanismos para prever las crisis y giros de los acontecimientos en la coyuntura-, al ISA sigue destinándose dinero del erario público.

Según el programa estadístico anual 2020 del Ejecutivo, el dinero destinado a los “indicadores sintéticos de la economía española” era para la “actualización de las regresiones entre los indicadores de base y las variables indicadoras de actividad y las ponderaciones de los indicadores elementales”. Es decir, justo para realizar lo que no se ha hecho: actualizar el indicador.

Sólo en 2020 se había destinado al ISA y al resto de indicadores sintéticos 25.660 euros, frente a los 25.050 euros destinados en 2019. Es decir, que el dinero para indicadores sintéticos que elabora el Ministerio de Asuntos Económicos creció un 2,4% a pesar de que no había nuevos Presupuestos en vigor el año pasado y que seguían congelados los del exministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montero, hasta el arranque de 2021.

“Error en la carga informática de los datos”

El propio Ministerio de Asuntos Económicos explicaba el lunes a OKDIARIO que la ausencia de la estadística se debía a «un mero error en la carga informática de los datos». «Únicamente falta el tercer trimestre que acabamos de comprobar y mañana a primera hora estará cargado y por supuesto se mantiene el calendario de publicación», remachaban.

No obstante, el propio plan estadístico del Ejecutivo, que se tiene que aprobar por Real Decreto-Ley, fija que la periodicidad de esta estadística es “mensual”. Entre el 31 de julio de 2020 y el 12 de enero de 2021 el indicador ha brillado por su ausencia del portal que aglutina los datos económicos que elabora la dirección general de análisis macroeconómico, concretamente la subdirección general de Previsiones Económicas.

La economía española sigue en números rojos

Tras la publicación que ha hecho con casi 6 meses de retraso el Ministerio que dirige Nadia Calviño, el ISA, no obstante, sigue reflejando la dura situación que afronta la economía española. Aunque es más optimista que el propio INE.

La caída del indicador sintético de actividad, en términos interanuales fue del 8,5% entre julio y septiembre, frente al hundimiento del 17,8% registrado en el segundo trimestre del año y el retroceso del 3,7% del primer trimestre.

Sin embargo, el INE estima que la economía  se hundió más: la variación interanual del PIB se situó en el −9,0% en el tercer trimestre, frente al −21,6% del segundo. Es decir, que si cuando se produjo la crisis del año 2008 este indicador sirvió para prever el cambio de ciclo económico, en la actualidad el ISA muestra caídas de la actividad incluso inferiores, y con más retraso, que las que da el propio INE.

Según el ISA, no obstante, aunque se ha producido un rebote en el tercer trimestre -lógico tras el confinamiento que comenzó en marzo y que se extendió hasta el verano-, hay que remontarse a 2015 para observar un índice (en el que 2010 se toma como base 100) inferior. Concretamente entre julio y septiembre se sitúa en los 105,8 puntos, mientras que en 2016 era de 107,5 y en 2015 de 104,1.

El ISA es una indicador que se elabora en base a una recopilación de otros indicadores, que sirven para monitorizar los cambios de tendencias en la economía a corto y medio plazo: las ventas en grandes empresas a población constante, el índice de producción de la industria de la construcción, el índice de comercio minorista sin estaciones de servicio, importaciones no energéticas, cifra de negocios servicios, retribución grandes empresas y financiación al sector privado, todos ellos en términos reales. Además monitoriza el número de afiliados no agrarios, el consumo de energía eléctrica, el Índice de Producción Industrial (IPI) general, el transporte aéreo de pasajeros, el índice de clima económico (CE) y la entrada de turistas.

Lo último en Economía

Últimas noticias