Turismo

Italia aplica con éxito los test de antígenos que Sánchez se niega a usar en los aeropuertos

Los 27 restringirán los viajes no esenciales pero se comprometen a no cerrar las fronteras interiores
Los 27 restringirán los viajes no esenciales pero se comprometen a no cerrar las fronteras interiores

El sector turístico español lucha por recuperar en la recta final del año y coincidiendo con la campaña de Navidad, parte de la facturación perdida a lo largo del año como consecuencia de la crisis del covid-19. Ante esta situación, el sector turístico insta al Gobierno a sustituir las pruebas PCR por un test de antígenos en los aeropuertos que permita dinamizar el turismo y a traer a un mayor número de turistas.

Sin embargo, el Ejecutivo español se niega a implementar esta medida, que por el contrario sí ha sido establecida en otros países de Europa como es Italia con éxito. La ministra de Turismo de España, Reyes Maroto, destacó esta semana en la conferencia turística celebra en La Palma que el Gobierno español se mantiene a la espera de que la Comisión Europea (CE) lo autorice. Estas declaraciones no dejan de llamar la atención especialmente cuando Bruselas animó el pasado mes de noviembre a los países de la Unión Europea (UE) «a determinar los test rápidos de antígenos como prueba recomendable para limitar las medidas de aislamiento y cuarentena que se están implementando».

Las cifras para el turismo español son demoledoras. España se sitúa en lo que va de año a la cabeza tanto en la pérdida de turistas internacionales como de ingresos. Como consecuencia de este desplome en la demanda que ha sufrido nuestro país, los ingresos de las compañías del sector se han hundido y muchas empresas no podrán terminar el año sin cerrar sus puertas.

España se encuentra a la cabeza en lo que va de 2020 tanto en pérdida de turistas internacionales como de ingresos

De acuerdo con los últimos datos oficiales difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), entre los pasados meses de enero y septiembre, llegaron al territorio español un total de 16,8 millones de extranjeros, una cifra que supone un 74,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando España alcanzó su máximo histórico. Son nada más y nada menos que 50,1 millones menos. En una línea similar, el gasto de estos turistas se limitó a 17.775 millones de euros, un 75,9% menos, lo que se traduce en una caída de 55.980 millones de euros.

Mientras que en España la llegada de turistas internacionales se desplomó un 73% entre enero y septiembre, esta cifra cayó un 59,3% en Italia. Si analizamos los ingresos derivados de los viajeros internacionales, España perdió un 72,2% en los nueves primeros meses del año en comparación con las mismas fechas del pasado 2019, mientras que los ingresos de turismo internacional de Italia se redujeron en un 55,1%.

Perspectivas

Ante estas perspectivas, la Alianza para la excelencia turística (Exceltur) llevó a cabo recientemente una revisión de sus previsiones de cara al final del año con una estimación de pérdida de ingresos totales para el turismo de nuestro país de 106.159 millones de euros. Así, este dato empeora la última previsión realizada por la propia organización, realizada en agosto, que apuntaba a casi 99.000 millones. Supone una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) turístico (actividad directa e indirecta) para el final de 2020 del 69,6%.

El barómetro realizado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) sitúa a la cabeza de las pérdidas por ingresos de turistas internacionales (de entre los diversos países que han facilitado sus cifras) a Grecia, con una caída de un 79,7%, seguida de cerca por Turquía con un desplome de un 73,5%, Croacia con una 73% y España en el cuarto lugar. 

Hay que tener en cuenta que la conectividad aérea se ha visto enormemente recortada en los últimos meses ante la segunda oleada de covid-19 y supone la ‘puntilla’ para las compañías del sector aéreo que ya se enfrentaban a un fin de año muy duro. Además, desde el sector reivindican que es importante modificar la situación lo más pronto posible para llegar a tiempo a la campaña de Navidad que podría suponer un ‘pequeño respiro’ para el turismo de nuestro país.

Otra de las preocupaciones que existe entre las empresas del sector es que, pese al optimismo que ha reinado en las últimas semanas ante las noticias positivas sobre las vacunas de diversas farmacéuticas frente al virus, las cifras de turistas y los ingresos no volverán a recuperar los niveles previos a la pandemia de forma inmediata.

De hecho, ya son varias las aerolíneas que han situado la recuperación en el entorno de los próximos dos años. Los únicos datos positivos que reflejó la campaña de verano en España fueron el ligero incremento en los desplazamientos y reservas del mercado doméstico, que aún así no han servido para compensar la enorme caída del turismo internacional.

Lo último en Economía

Últimas noticias