Ya han cerrado más de 133.000 compañías

Garzón anima a los consumidores a denunciar a las empresas en medio de la peor crisis

Garzón anima a los consumidores a denunciar a las empresas en medio de la peor crisis
Alberto Garzón, Ministro de Consumo. Manuel Castells, Ministro de Universidades. (Foto: Francisco Toledo)

Mientras que las empresas españolas se juegan su supervivencia, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, anima a los consumidores a reclamar contra ellas justo en el peor momento de su historia. Ha creado una página web en la que anima a los españoles a pedir cuentas a las compañías por los retrasos, cancelaciones y problemas que hayan tenido durante la crisis del coronavirus, a pesar de que 133.757 empresas han echado el cierre entre marzo y abril.

No hay que olvidar que la mayoría de los problemas de los consumidores se han producido por la decisión del Gobierno de declarar el estado de alarma y de instaurar el confinamiento en todo el país durante semanas, el más duro de los países desarrollados, lo que ha provocado la mayor crisis económica desde la Guerra Civil según los primeros indicadores económicos que se van conociendo día a día.

Funcionando como si fuera una organización de consumidores y no como un Ministerio, cuya misión es velar por los usuarios y los clientes de las compañías pero también por las firmas, que soportan en mucho caso una excesiva burocracia como demuestran los informes del Banco Mundial, la web de Garzón sugiere fórmulas para reclamar a empresas de todo tipo, incluso a aquellas que no están ingresando ni un euro como las que organizan espectáculos, que siguen cerradas durante la desescalada.

La web consumidorescovid19.gob.es se presenta como un «asistente para consumidores afectados para el estado de alarma». Al navegar por ella te indica lo siguiente: «Queremos ayudarte e indicarte paso a paso todo lo que tienes que hacer para solucionar tu problema. Para ello te haremos a continuación unas sencillas preguntas».

Garzón anima a los consumidores a denunciar a las empresas en medio de la peor crisis

Por ejemplo, ante las cancelaciones de vuelos el Ministerio explica: «La agencia puede optar por reembolsarte el dinero u ofrecerte un bono por importe igual o superior a tu compra. Tienes un año para hacer uso de ese bono. Si no lo usas en un año, la empresa debe reembolsarte el dinero que pagaste». Después de varias preguntas, finalmente la web de Garzón remite a rellenar una ficha de reclamaciones o llamar al teléfono habilitado en las comunidades de atención al ciudadano, en el caso de Madrid el 012.

En el caso de los gimnasios, explica por ejemplo que «cuando el servicio no haya podido prestarse la empresa puede ofrecerte la recuperación del servicio cuando se recupere la actividad habitual pero que «si no puedes o quieres aceptar esta recuperación, puedes reclamar la devolución de los pagos de los periodos en los que no has disfrutado el servicio» y que «nunca podrán cobrarte nuevas mensualidades hasta que el servicio pueda prestarse con normalidad ni rescindir tu contrato en ningún caso si no estás de acuerdo».

Pero no sólo remite a hacer reclamaciones en estos dos ejemplos, sino en los distintos sectores de la economía. Prácticamente no se deja ninguno. El Gobierno anima a reclamar en el caso de los viajes; de los espectáculos cancelados (conciertos, teatros, festivales…), de servicios como los gimnasios, guarderías, residencias, o academias; de los seguros, o de las compras por internet.

Conforme pasa el tiempo parece que se olvida la buena voluntad y la conciliación para solventar los conflictos de los que hablaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en sus habituales ruedas de prensa del fin de semana durante el estado de alarma.

Garzón anima a los consumidores a denunciar a las empresas en medio de la peor crisis

Garzón anima a los consumidores a denunciar a las empresas en medio de la peor crisis

Un tejido empresarial muy dañado

Mientras tanto, sigue destruyéndose tejido empresarial. Sólo entre marzo y abril, los últimos datos disponibles que coinciden con el peor momento del confinamiento que ha sufrido la economía nacional, se han destruido 133.757 empresas. Son empresas que han dado de baja su código de cuenta de cotización, por lo que no incluye a esas compañías que tuvieron que cerrar sus persianas como consecuencia del estado de alarma o los ERTE sino sólo aquellas que han echado definitivamente el cierre.

Para entender mejor qué implica que se hayan destruido 133.757 empresas durante los meses de marzo y abril, se puede extraer que esto significa que de media España ha perdido 2.192 empresas cada día. O lo que es lo mismo, 91 empresas ha dicho adiós a su actividad cada hora o una por minuto durante lo peor de la crisis, un indicativo de la gravedad de una situación que no se ha podido frenar con medidas como los ERTE o los avales puestos en marcha por el Ejecutivo, que han llevado al país a que haya seis millones de personas que reciben prestaciones y subsidios en mayo.

Con los últimos datos disponibles de abril, en España hay 1,35 millones de empresas con empleados, frente a las 1,49 millones que habría en febrero y los 1,51 millones que había en abril de 2019. El ritmo de destrucción fue especialmente duro en marzo, cuando cayeron 121.827 empresas, aunque en abril también tuvieron que echar el cierre 11.930 por la grave que crisis que afrontaba España.

Estos datos se producen incluso cuando las oficinas en las que se suelen hacer estos trámites estaban cerradas y saturadas porque había miles de personas pidiendo las ayudas previstas por el Gobierno, por lo que se puede prever que esta destrucción del tejido empresarial no se va a frenar, al menos a corto plazo.

Analizando el régimen general de la Seguridad Social, se observa que 57.293 empresas con sólo un empleado ha cerrado la persiana en los dos peores meses de la crisis. En el caso de las firmas de entre 2 y 5 empleados, se han destruido 47.154. En el caso de las empresas de entre 6 y 50 trabajadores han caído 27.011. Es decir, que las grandes penalizadas han sido las pequeñas empresas, especialmente las micropymes.

Sin embargo, también es muy inquietante la destrucción de tejido empresarial de medianas y grandes empresas. Se han clausurado 1.205 compañías que tienen en 51 y 100 trabajadores entre marzo y abril, 716 firmas que sostienen entre 101 y 500 empleos y hasta 48 empresas de más de 500 trabajadores. Son datos importantes si se tiene en cuenta que apenas hay 19.685 empresas que tienen entre 51 y 100 trabajadores, 15.799 hasta 500 empleados y 2.313 con más de este número de asalariados.

 

Lo último en Economía

Últimas noticias