Reestructuración bancaria

El FROB se escuda en que no vende en CaixaBank-Bankia para no cumplir las reglas de competencia de la UE

Reconoce que no se le informó de las negociaciones y que no ha sondeado al sector

Bruselas no examinará la fusión CaixaBank-Bankia pese a que puede incumplir las normas europeas

FROB
Jaime Ponce, presidente del FROB (Foto. Frob)

El presidente del FROBJaime Ponce, se ha escudado en que el fondo público de rescate bancario no va a vender acciones (va a canjearlas) en la fusión de CaixaBank y Bankia para no aplicar las normas europeas de competencia que le exigirían poner en marcha una subasta de la entidad con información similar para todos los interesados. Asimismo, ha reconocido en el Congreso que no se le informó de la operación antes de su anuncio y que su aprobación de la fusión se basa en un ejercicio teórico.

«Al tratarse de una modificación estructural societaria que no implica la enajenación de acciones, el proyecto no es tratado a los efectos de la normativa de resolución como una desinversión pues, ni de facto ni de iure, esta se produce», ha explicado Ponce ante la comisión de Economía del Congreso.

Como informa hoy OKDIARIO, las normas europeas obligan a vender en mercado como norma general y, en caso de que no se pueda hacer (Ponce lo ha justificado en su intervención por el entorno negativo de los bancos y su caída en bolsa), mediante un proceso competitivo con publicidad, transparencia y concurrencia. Y eso es lo que no ha hecho el FROB -ni siquiera ha hecho un sondeo informal en el sector- y lo que no va a investigar la Comisión Europea, que considera que basta con que los accionistas minoritarios puedan canjear sus acciones en las mismas condiciones que el Estado.

Dicha normativa comunitaria no busca maximizar el valor de venta del Estado (que, efectivamente, venderá su participación en bolsa tras la fusión con CaixaBank, aunque sin plazo), sino impedir que el comprador tenga una ventaja competitiva.

Ejercicio meramente teórico para ver si es la mejor opción

En vez de ese proceso, el FROB ha encargado al banco de inversión Nomura un ejercicio meramente teórico que compara la fusión con CaixaBank con otras tres alternativas: fusión con adquisición por parte de Bankia de una entidad cotizada de menor tamaño, como la fusión con absorción de Bankia por una entidad nacional de mayor tamaño y la adquisición de Bankia por una entidad internacional.

Nomura concluye que » la combinación de CaixaBank es la opción preferible, tanto por generación de valor (generaría valor por un 45%, sin considerar sinergias de ingresos, frente al resto de alternativas que oscilarían entre un 18% y 42%), como desde una perspectiva operacional (sin ampliación de capital, ejecutividad de las sinergias, modelo de negocio, posición comercial o experiencia gestora en integraciones) o de consistencia con el mandato de desinversión del FROB (fortaleza en términos de liquidez y factibilidad de nuevas desinversiones)». Ponce no ha detallado cómo se llega a esos números ni con qué entidades se ha realizado la simulación.

Es más, Ponce ha aludido a dos elementos que chocan frontalmente con las normas europeas. Por un lado, ha dicho que el hecho de que Bankia cotiza ya le dota de suficiente transparencia, pero ninguna otra entidad ha tenido acceso a la misma información que CaixaBank en la due diligence. Para ello, el FROB tendría que poner en marcha un data room como hizo el Banco Popular en su subasta fallida.

Por otro, ha asegurado que «de esta negociación pública y oficial [en bolsa] se desprende la posibilidad de que hipotéticas alternativas de integración se pudieran plantear y la viabilidad de tal planteamiento estaría regulatoriamente reconocida y ordenada a través del régimen jurídico de ofertas públicas de adquisición de valores». Es decir, si alguien quiere comprar Bankia, siempre puede lanzar una opa… cuando no se obliga a CaixaBank a presentar una (de hecho, ni siquiera hace falta que la CNMV le conceda una dispensa de esta obligación, como informó este medio).

Admite que nadie le dijo nada antes de las negociaciones

En su comparecencia parlamentaria, el presidente del FROB ha reconocido que no fue informado de las negociaciones de la fusión antes del 3 de septiembre -cuando OKDIARIO dio la exclusiva de las conversaciones-, aunque ha afirmado que «Bankia trasladó al FROB el proyecto común de fusión días antes de su aprobación» el 17 del mes pasado, cuando los consejos de CaixaBank y Bankia aprobaron la operación. Es conocido que la fusión se fraguó por una propuesta de Isidre Fainé, presidente de la Fundación La Caixa, directamente a la vicepresidenta Nadia Calviño.

Por tanto, el FROB no participó en el proceso, ni dio su visto bueno a las negociaciones ni al acuerdo, algo que deja a la responsabilidad de los gestores de Bankia… pero que se contradice con su afirmación de que «la fusión se desenvuelve, por tanto, en el ámbito de la gestión responsable de la participación pública; del ejercicio debidamente justificado y razonable de los derechos y obligaciones que el FROB ostenta en su condición de accionista».

Ponce ha detallado el impacto de las contingencias legales que han venido afectando al grupo BFA-Bankia, en lo relativo a las devoluciones a los inversores minoristas de la salida a Bolsa y de las devoluciones a tenedores de instrumentos híbridos, que en total ascendía 4.880 millones de euros a junio de 2020.

De ellos, 1.884 millones de euros corresponden a la salida a Bolsa y 2.996 millones de euros por el arbitraje y las sentencias por la mala comercialización de productos híbridos.

También ha reiterado que no recurrirá la sentencia absolutoria de la salida a bolsa de Bankia, pero no ha aportado ninguna justificación de esta decisión.

Lo último en Economía

Últimas noticias