Cataluña

Empresas independentistas ‘dejan de ser catalanas’ para evitar el boicot

violencia en Cataluña
Bandera independentista frente a la Jefatura Superior de Policía, epicentro de las iras separatistas.

La violencia que se está viviendo en Cataluña tras la sentencia del ‘procés’ ha llevado, un año más, a miles de ciudadanos a pedir un boicot a los productos de compañías catalanas, especialmente a las productoras de cava. Para hacer frente a esta situación, muchas bodegas están envasando sin etiquetado sus botellas y enviándolas fuera de Cataluña para venderlas desde otras ciudades, como es el caso de Valencia.

De este modo, las bodegas catalanas que llevan años sufriendo una caída de las ventas y las exportaciones se ven obligadas a camuflar sus productos y esconder la marca y procedencia . Y es que esta situación ya sucedió hace dos años tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, y cada vez son más las plataformas y cuentas en redes sociales que animan a consumir productos fabricados y comercializados fuera de Cataluña.

Un empleado de una de estas bodegas publicaba fotos de una jaula llena de botellas planas, sin etiquetas o rasgos que las pudieran hacer identificables, y se jactaba de que estas ya estaban preparadas para "enviarlas a Valencia listas para etiquetas como vino espumoso valenciano". Además, el usuario también destacaba que esto ya había sucedido anteriormente con un envío realizado a Extremadura.

El sector del cava reduce sus ventas un 12% en el mercado interior por el boicot

El sector del cava redujo el pasado 2018 su producción en un 3,2% respecto al año anterior, afectado principalmente por el hundimiento del mercado interior. El presidente del Consejo Regulador DO Cava, Javier Pagés,  confirmó que "la bajada de  la producción se había visto afectada por los efectos del boicot".  Y es que las exportaciones no consiguen suplir la falta de demanda interna de cava catalán en España.

De nuevo se acerca la campaña de Navidad y algunas compañías están optando por actuar antes de que sea demasiado tarde y las ventas vuelvan a caer después de los acontecimientos de violencia en Cataluña. Los comentarios que pueden leerse estos días en las redes sociales se agrupan bajo el hashtag #BoicotProductosCatalanes y defienden ideas como que las empresas catalanas financian el separatismo o que el dinero recaudado es utilizado por la Generalitat para atacar a España. Y es que la campaña de Navidad, es un periodo de facturación importante para muchas empresas y supondría un duro golpe para la economía de muchas familias catalanas.

Empresas independentistas ‘dejan de ser catalanas’ para evitar el boicot

Lo último en Economía

Últimas noticias