CASI 7.000 MILLONES EN JUEGO

Una empresa española tiene la solución a los problemas de arena en la construcción del AVE a la Meca

Obras del AVE a la Meca (Foto: Marca España).
Obras del AVE a la Meca (Foto: Marca España).

La arena ha sido siempre el principal problema en cualquier construcción de infraestructuras en el desierto. De hecho, hay tramos enteros del AVE de los peregrinos que están copados por la arena, un problema que conlleva más problemas, como los conflictos entre las empresas constructoras sobre quién debe limpiar la vía o la invención de algún artefacto que evite la llegada de arena a las vías.

La solución provisional: construir un muro de metro y medio en los tramos más arenosos. Una solución que no convence, toda vez que la arena termina sobrepasando el muro y vuelta a empezar, ¿quién limpia todo esto?

AVE
Uno de los trenes Talgo que recorrerán el AVE a La Meca. (Foto: EFE)

Así las cosas, a falta de unos meses para la puesta en marcha del AVE a la Meca, prevista para 2017, la arena sigue copando las vías ferroviarias, lo que imposibilita el paso del tren. Y aquí es donde entra en escena Covema y Obras SL, una pequeña empresa española con un capital social que apenas alcanza los 3.500 euros, pero al que el futuro le puede deparar grandes éxitos.

Y es que Covema ha logrado una solución para la arena en la construcción de este tipo de infraestructuras en el desierto. El invento, ya patentado, lo han llamado “Sand Trap”, algo así como trampa de arena y, tal y como explica su inventor, el ingeniero Khaled Alturek, a OKDIARIO, “consiste en levantar un muro de tierras en dirección perpendicular a la del viento, y abrir una zanja delante del muro con el objetivo de captar la máxima cantidad posible de arena antes de rebasar el muro”, tal y como vemos en la siguiente imagen.

Fotografía del "Sand Trap"
Fotografía del "Sand Trap"

Según ha podido saber OKDIARIO, el sistema ya se ha ofrecido a la empresa española que llevará el mantenimiento de la obra una vez terminada. “Estamos a la espera de ver los resultados de la prueba, todavía es pronto juzgar los resultados ya que esta prueba se ha realizado a mediados de agosto 2016. Pero por lo que se ve ya hay arena acumulada en el entorno de la pantalla, o sea que está captando arena”, explica el ingeniero.

Preguntado acerca de cómo dio con la tecla, Khaled explica que “debido al problema de la invasión de las arenas a las obras nos vimos obligados a proteger unas instalaciones que estábamos construyendo en una zona donde dominaban las tormentas de arena. La sorpresa fue que dio resultado y protegimos nuestra obra, que era un camino de acceso que estaba paralelo a la vía del tren a una distancia de unos veinte metros”. Es decir, que el buen resultado que dio el muro sugirió a la empresa la idea de pensar en una solución al problema de la arena en las zonas arenosas del tramo de la vía del AVE (unos 120 km).

Fotografía del "Sand Trap" tomada por su inventor.
Fotografía del "Sand Trap" tomada por su inventor.

La práctica de construir un muro de tierras para protegerse de la arena del desierto es habitual en Arabia Saudí, pero el problema viene con la acumulación de arena en el entorno del muro, ya que en poco tiempo deja de ser efectivo, a no ser que se evacúe la cantidad de arena acumulada, un proceso largo y costoso.

La patente “Sand Trap” viene a dar solución a este problema, ya que está habilitada para poder descargar la arena acumulada en su entorno y sobre ella misma a través de los huecos que se aprecian en las fotos.

Imagen del "Sand Trap"
Imagen del "Sand Trap"

La pantalla que se propone intercepta los vientos, disminuye su velocidad y rompe su uniformidad haciendo que los granos se precipiten al suelo por su propio peso y está habilitada para admitir un suplemento en su altura en caso de necesidad. “Ahora estamos estudiando todas las medidas complementarias que se pueden adoptar como consecuencia de las ventajas que nos brinda la existencia de la pantalla”, concluye Khaled.

Las tormentas del desierto estuvieron a punto de derrotar definitivamente a uno de los proyectos de ingeniería más ambiciosos impulsados por las grandes empresas españolas. Más de 6.750 millones de euros están en juego debido a los problemas que, desde hace meses, traen de cabeza a los técnicos del consorcio liderado por Renfe, Adif, Ineco, Copasa, OHL, Talgo y Cobra (ACS).

Lo último en Economía

Últimas noticias