Los otros héroes de la crisis

El dueño de las Bodegas Emilio Moro: «La crisis hay que verla como una oportunidad, hay que ser valientes»

José Moro, dueño de las Bodegas Emilio Moro, lleva en las venas la capacidad de reinventarse una y otra vez para conseguir que su negocio continúe siendo un referente en el mundo vitícola. Hablando con su gente entre bromas siempre suele decir: «No nos podemos echar la siesta, te echas la siesta y te han quitado el sitio». Es consciente de que siempre hay que estar alerta y siempre hay que estar rodeado de gente capaz de «desarrollar nuevos proyectos». Y añade: «Por supuesto, también hay que rodearse de la gente que te pueda asesorar de la mejor manera posible».

En el año 2019 sus bodegas han alcanzado un récord de ventas de unos 24 millones de euros. Así lo asegura el mismo José Moro en una entrevista a OKDIARIO, en la que destaca que, aunque se encuentran con un posicionamiento bastante consolidado, la crisis del coronavirus lo ha cambiado absolutamente todo.

José Moro no pierde la sonrisa y explica que «hay que seguir aprendiendo y hay que seguir ante todo, pero evidentemente el estar en esa situación tan favorable hace que las enfermedades se lleven de mejor manera». Moro deja claro que estar bien posicionados siempre ayuda.

Enfrentar este parón en las bodegas ha hecho reflexionar al presidente. Y dice: «Este reto hay que verlo como una oportunidad, hay que ser valientes y hay que ponerse a trabajar sobre eso. Yo creo que ha sido una gran experiencia, un gran aprendizaje desde todos los puntos de vista. Como digo yo, esto es para valientes. Este es un momento de cambio desde todos los puntos de vista y nosotros no nos hemos quedado atrás».

No se contempla la opción de quedarse rezagados, por eso se encuentran afrontando un plan estratégico absolutamente nuevo, desde todos los puntos de vista. Moro cuenta «nosotros teníamos el 80% del canal horeca y al cerrar la restauración, hemos tenido una bajada del 40%. Han sido unas bajadas muy importantes».

Por otro lado, con el mercado americano con miedo a los posibles aranceles, se adelantaron y han provisto sus almacenes americanos de bastante vino, por si había cualquier alerta. Y por ello, Moro dice: «Hubo una salida, aunque no se traduzca en ventas, pero bueno esta allí ya, en Estados Unidos. Tan solo hemos tenido una bajada del 13% al cierre del mes pasado».

Moro relata: «Creo que esto va a ser más significativo en los meses que vienen, porque la pandemia, generalmente en los países donde más intereses económicos tenemos, Latinoamérica y Estados Unidos, está yendo más tardía y eso se va a ver en los números en los meses posteriores».

El cambio en el que se ha sumergido este referente en la Ribera del Duero, desde una estrategia comercial potente, ha sido entorno al e-commerce y la gran superficie. Así lo cuenta su presidente: «La verdad que es un contraste enorme, como es posible que la distribución baje un 38% y la exportación baje un 13% pero seas capaz, como hemos sido capaces, de crecer en el e-commerce un 439% o en las grandes superficies un 90%, esto es algo digno de ser valorado porque teniendo en cuenta el resultado total, nos da un balance de negativo solo de un 7% con respecto a los números del año pasado. Esto es para sentirse totalmente orgullosos y totalmente satisfechos. Cuando se presentan las dificultades hay que examinarlas y ponerles remedio».

José Moro relata, además, que «tenemos que hacer un estudio más en profundidad para no perder capacidad de venta porque cuando tú tienes una gran marca reputada, conocida y que el consumidor demanda, el consumidor tiene que encontrar los canales para poder acceder a ella. Si no le muestras esos canales, te vas a quedar sin venta. Todo eso es lo que estamos estudiando y yo creo que el resultado va a ser espectacular».

Pese a la caída por la crisis del coronavirus, Bodegas Emilio Moro este mes curiosamente ha crecido más de un 35% comparado con el mes de junio del año pasado. Un factor importante para tener en cuenta es el que cuenta Moro: «Las marcas reputadas son a las que más se le acerca el consumidor porque cuando hay este tipo de acontecimientos tan desagradables, los consumidores no tienen ganas de complicarse la vida».

Compromiso con sus trabajadores

Estas bodegas no han realizado ningún ERE ni ERTE por esta crisis sanitaria, aunque podrían haberlo hecho. José Moro se pregunta y se responde a sí mismo: «¿Podríamos haber hecho ERTE? Pues sí, seguramente, un 40 o 50% porque date cuenta que es un negocio el cual el primer elemento que juega un factor importante es el campo, es la uva y la uva no para, el campo no para… El campo hay que seguir cuidándolo, gracias a Dios que tenemos mano de obra extranjera, que es capaz de hacer estos trabajos».

Con especial énfasis y con el semblante serio dice: «Yo no puedo entender cómo en este país hay un 20% de paro y no tengamos un trabajador español, en esos trabajos de mano de obra, no puedo entenderlo. En todo caso ahí queda, yo creo que hay que reivindicarlo también».

Nuevas inversiones

Moro explica que se ha invertido de manera constante pero que se ha cambiado la forma de invertir. «Todas esas inversiones que hacíamos en viñedo, en equipamientos, en instalaciones… las hemos hecho en tecnología, en digitalización, en consultoría de cómo pueden ser las nuevas formas de venta para prepararnos para lo que viene en el futuro. Yo creo que ha sido una decisión muy valiente y hay que creer en ello».

Responsabilidad social

Emilio Moro, además de trabajar de forma constante, no se olvida de luchar por un mundo más justo y su presidente recuerda con orgullo el eslogan de su fundación: «El vino ayuda al agua», que hace proyectos benéficos en México, Colombia, Perú y también en España, pero de otro tipo. La Fundación Emilio Moro se dedica a llevar agua potable a las escuelas y a diversos municipios.

Lo último en Economía

Últimas noticias